13 de mayo de 2010

Ahí tengo el Mercedes


Hace un par de años, cenando una noche con un grupo de amigos, estábamos comentando la inminente celebración de las bodas de plata de una pareja de ellos. De pronto, me dice mi marido: "¿oye qué te parece si nos divorciamos tú y yo de broma y lo celebramos?". Yo, que no suelo negarme a ninguna payasada, le respondí: "bueno, vale, pero lo que sea lo organizas tú y luego me lo cuentas". Y él me contesta: "ya que vamos a tener a todos los amigos reunidos por las bodas de plata de estos, lo mejor va a ser que hable con el del restaurante y, cuando termine su cena, que empiece la nuestra pero al revés, es decir, empezamos otra vez por los postres y vamos subiendo". Allí todo el mundo opinando y riendo y, por fin, acordamos hacerlo así.

A los pocos días, le llama J.M., relaciones públicas de una empresa con la que trabajamos mucho y buen amigo nuestro, para invitarnos a un evento en otra ciudad y una comida posterior con parte de los asistentes, unas 25 personas en total. J.M., lógicamente, le preguntó por mí y él aprovechó para contarle la parodia del divorcio para regocijo del otro.


Terminado el evento en cuestión, nos vamos al restaurante donde comimos y me ponen a mí presidiendo la mesa y a los dos señores de más edad uno a cada lado, organizando la cosa siguiendo el protocolo como si estuviéramos en mi casa. Nunca he conseguido sonsacar a J.M. si lo hizo intencionadamente o no. He de decir que las únicas dos mujeres fuimos mi ahijada, que también trabaja en nuestra empresa, y yo y que también venía uno de mis hijos que, por entonces, aún estaba en la universidad y, en verano, trabajaba con nosotros.

Nuestro amigo J.M. se sentó en el centro y lo primero que hizo fue preguntarme por mi "divorcio", para que se enterara todo el mundo y tener la guasa asegurada. Yo, sin cortarme un pelo, le decía: "pues sí, llevamos dos meses separados" y él: "¿pero vivís juntos, no?" y yo respondía: "sí, si total tenemos confianza y un negocio a medias, es la mejor solución", los asistentes ya ni comían, todas las miradas clavadas en mí y el otro siguiendo con el tema: "¿entonces digamos que lo tienes recogido en casa, no?" y yo: "pues sí J.M., hasta que encontremos un apartamento que nos guste y se cambie, en el fondo hasta me da pena que se vaya", "¿pero tú le sigues haciendo de comer?" y yo: "claro, yo mientras esté en casa lo trato como a uno más, compartimos todo menos cama, somos compañeros de piso". Mi marido disimulando la risa y pasándoselo bomba mientras los demás lo miraban y J.M. también le preguntada a mi ahijada y a mi hijo y ellos, que no andan faltos de ironía, le contestaban cualquier burrada que se les ocurría para asombro de los presentes, que pensaban que qué modernos y qué civilizados estábamos.

Ya se calmó la cosa un poco y el señor de mi izquierda me dice "yo estoy viudo 3 años ¿sabe Ud.?" y yo: "lo siento mucho, señor" y él "¿soy muy indiscreto si le pregunto por qué se han separado?" y yo: "no, señor, lo de siempre, que se ha vuelto un poco golfo con la edad y se lió con otra y me enteré" y él: "pues perdone Ud. pero yo no entiendo como teniendo una mujer como Ud. hace esas cosas" y yo: "es que la otra es más joven y mi ex está en una edad muy tonta y todo eso...", y él "pues perdone Ud. lo que le digo pero yo pienso es que tonto por perderla a Ud." y yo: "son cosas que pasan, la vida que es muy dura",y él "¿pero no se siente Ud. mal teniéndolo en casa?" y yo: "pues un poco, pero más que nada lo hago por el interés económico, imagínese Ud. lo que sufro a veces cuando recuerdo lo que me hizo", en fin, así toda la comida, yo aguantándome las risas pero me subió el ego hasta las nubes, la verdad, y me contó su vida en colores, sobre todo la parte relativa al volumen de facturación de su empresa, empleados y vehículos que tenía y todo eso. En realidad comer comí yo porque el pobre comió lo justito, entre hablar y mirarme disimuladamente el escote no atinaba mucho.

Cuando terminó la comida y, ya en la calle, nos despedíamos de todos los asistentes, el señor me dio su tarjeta rogándome encarecidamente que le llamara "para cualquier cosa que necesitara", me dijo por enésima vez lo agradable que yo era, lo bien que encajaría en cualquier empresa de ese ramo una mujer tan comprometida y conocedora del tema como yo y, para rematar la faena, me dijo: "me voy, que tengo el Mercedes aparcado ahí". Yo le di también mi tarjeta, le dije "bueno, yo también me voy que tengo el BMW aparcado allí", él me dio la mano, yo le di dos besos (se los merecía el hombre por todos los piropos). Nunca le llamé pero lo del Mercedes no termino de entenderlo ¿me querría ofrecer trabajo?, ¿me estaría vendiendo algo? ¿la burra, tal vez?.

P.D. Desde entonces, figuro en la agenda del móvil de mi marido como "MI EX MUJER", el teléfono que lleva ahora grita en voz alta quien te llama ¿os imaginais cada vez que le llamo?

10 comentarios:

Mayte® dijo...

Lo vuestro es crónico. Pensaba que en tu casa la loca eras tú, pero veo que estais todos locos..

jajajajajja.

dale un beso a tu marío anda

Ella dijo...

No nena, mis hijos están casi bien, jajajaja. Sobre todo el mayor que no veas lo que le gusta reñirnos, parece él nuestro padre, jajajaja.

Yo le daré ese beso de tu parte (pero de esos sin limón, jajajaja)

*Inesperada* dijo...

¿y qué cara pondrá el comensal cuando sepa que todo fué un montaje?.
¿Te imaginas lo ridículo que se sentirá ahora, si lo sabe?
Me gusta vuestra complicidad, mucho, eso es importantísimo para huir de la rutino.
Os admiro Ella.
Besitos, gracias y mi admiración personal.

Miranda dijo...

ja ja ja ja ja ja si que estás loquita, no me queda duda.

Bastante original esa idea de ustedes.

Besitos.

Ella dijo...

Ines, ni se te ocurra decírselo, no sólo a los del mercedes, sino a los otros, que igual nos linchan, jajajaja.

Besos

Fibonacci dijo...

Muy divertido, pero muy malo para el negocio, fijate que el viejo se entera, y tenía proposito de invertir una gran cantidad en tu empresa,
Que pensaria?
Que diria de vuestra seriedad?
Para el negocio, muy mal y mas en los tiempos que corremos, la pela es la pela.
Dios, me he vuelto hasta sensato.
Como siempre encantador todo lo que escribes Ella y sobre todo, muy bien redactado.
Como se decia antiguamente:Nena, tu vales mucho.
Un beso.

Soñador dijo...

Gracias ella, una vez mas atrapas con tus relatos y historias.Un abrazo

Ella dijo...

¿Cómo va a invertir si su negocio es igual que el mío? jajajaja. Que conste que el hombre se lo pasó bien y que yo no lo hice con ninguna maldad (la culpa fue de mi marido y de J.M.).

scarlet2807 dijo...

Cuanto rio con tus relatos Ella, me encanta por éso, me hace olvidar los problemas cotidianos.

Gracias Ella...

Un beso, Scarlet2807

D'MARIE dijo...

Ella.Que calidad tenes para llevarnos al mundo de tus escrito.Felicitaciones me ha gustado mucho,.!!Sos un encanto y lo sabes bien!!
Besusss

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...