La teoría de los dos pollos

Foto tomada de Google



Ayer publicaba María ( http://miplumadecristal.blogspot.com.es/2013/05/trucos-para-llegar-fin-de-mes.html ) una serie de consejos para ahorrar en estos tiempos tan difíciles que nos está tocando vivir.

Como animaba a dar ideas, contribuí con un comentario en el que, más o menos, le decía que en la compra y la cocina se puede ahorrar mucho si se organiza bien el tema y hoy publico mi teoría de los dos pollos (estoy en plan Einstein total, de esta me dan el Nobel). Allá va:

Por comodidad, por no andar troceando el pollo, muchas veces tendemos a comprarlo en piezas sin, quizás, darnos cuenta de lo que nos podemos ahorrar comprándolo entero, así que, como lo mío de toda la vida son los números, detallo a continuación mi teoría:

1) Compra dos pollos de 2kg. Cada uno a 2,05€/ kg. = 8,20 €

Y de aquí (salvo que el pollo sea cojo), sacamos:

4 pechugas
4 muslos y contramuslos
4 alas
2 esqueletos

2) Compra las mismas unidades de despiece por separado: 14,50 €

a) 4 pechugas: 1 kg. Aproximadamente a precio de formato ahorro = 5,50 €
b) 4 muslos y contramuslos: 2 kg. Aproximadamente a precio de formato ahorro = 4,90 €
c)4 alas: 500 grs. aproximadamente a precio de formato ahorro: 2,35 €
d) 2 esqueletos: 500 grs. aproximadamente: 0,75 €

Y así, como el que no quiere la cosa, nos hemos ahorrado en 4kg. De pollo la friolera de 6,30 €, es decir, un 76,82%, porcentaje que acojonaría si estuviéramos hablando de cantidades mayores ¿no?.

Como tampoco es plan de estar comiendo todo el día pollo, yo propongo congelar y con los dos pollos hacer las siguientes comidas:

  1. 2 Pechugas fileteadas a la plancha o a las finas hierbas con guarnición de verduritas en ambos casos.

  2. 2 Pechugas rellenas.

  3. 4 muslos y contramuslos asados con guarnición de patatas enanas (otro día cuento mi teoría de la patata) o al tomillo.

  4. Alitas barbacoa (para esto hay que juntar más alas que con 4 no hay para nada).

  5. Caldo con los esqueletos, añadiéndole un hueso de jamón, otro de ternera, un chorizo, una patata, una zanahoria y un nabo (y más verduras, como puerro, si se quiere). Luego, para que no se entere ni el Tato (el Tato son los niños) de que el caldo lleva verduras, se tritura y se cuela y sale un caldo estupendo y espeso. Hay para dos veces con esto.

  6. Y ya, si queremos rizar el rizo, no habremos dejado los esqueletos muy pelados de carne y con ella, el chorizo y el jamoncito del hueso y una bechamel podemos hacer unas croquetas riquísimas que no tienen nada que ver con lo que venden por ahí congelado.

    Resumiendo, que merece la pena trocear los pollos, total cuando llevas mil o dos mil lo haces como si nada. Lo de la cantidad es broma, pero sí, realmente hay muchas cosas que nos pueden hacer ahorrar en la compra, lo del pollo no es más que un ejemplo, y ya sabemos, como aquella del anuncio, tacita a tacita...abrigo de visón que me compro.

16 comentarios:

Mos dijo...

Cierto, muy cierto, María. Al comprar piezas enteras se ahorra bastante. Luego está la maña de el ama de casa o la cocinera en saber sacar partido de las distintas partes.
Qué apañá, paisana. Nosotros también tenemos un congelador repleto de "tapes".
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

TORO SALVAJE dijo...

Tienes toda la razón del mundo.
La comodidad nos atraca.

Besos.

María dijo...

Muchísimas gracias por enlazarme, María, la verdad es que has tenido una brillantísima idea con esta entrada sobre el pollo y que así supone un gran ahorro, precisamente hoy he puesto pollo, lo suelo poner bastante porque en mi casa les encanta, y lo cocino de distintas maneras, hoy lo puse en la olla.

Desde que entró la crisis hago lo que tú has dicho, comprar un pollo entero porque por separado, las pechugas, las alas, los muslos son bastante caros, entonces compro un pollo entero que resulta mucho más económico, y de ahí, algunas veces, cojo las pechugas, los muslos y las alas, y lo suelo congelar en partes, otras veces cocino el pollo en la olla pero sin alas ni muslos, para que no sobre, y con las alas y los muslos tengo para otro día para hacer otro plato distinto, etc.

Me parece una gran idea la que has tenido en publicar esta entrada, y sí me hubiera gustado que también la hubieras dejado allí en mi blog como comentario porque ayuda a abrir los ojos este tipo de ideas en tiempos de crisis para quiénes no lo sepan.

Muchísimas gracias, María.

Un beso.

María dijo...

María, se me olvidaba preguntarte ¿tú sabes más consejos de éste tipo? es que a mí me vendrían bien conocer, te agradecería muchísimo si conocieras alguno más sobre la cesta de la compra, me los dieras a conocer, es que ahí se va un dineral, y la comida hay que hacerla tooodos los días.

Otro beso.

María dijo...

Muchísimas gracias por llevar tu gran idea a mi blog, muy agradecida María.

Y sí, te agradecería muchísimo, si se te ocurriera alguna idea más de éste tipo, me lo hicieras saber.

Un beso.

María dijo...

Ideas, más que de guisar, que sean más sobre la cesta de la compra que rehúndan tanto como la idea del pollo.

Más besos.

andré de ártabro dijo...

Vas a conseguir que me haga un especialista en pollo. Se lo comento a mi nieto y me di "¡Qué chuli abuelo los trocemos entre los dos!
Las croquetas me dice que es cosa suya !
Besos.

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA MARIA
TANTO TIEMPO!!!

GRACIAS POR TUS HERMOSAS PALABRAS PARA MI Y MI MAMÁ A QUIEN RECUERDO SIEMPRE EN TODO MOMENTO PORQUE ERAMOS MUY UNIDAS, MUY AMIGAS, NOS PELEABAMOS MUCHO PERO ESO NO ERA NADA... AHORA QUE NO ESTÁ SIENTO UN TREMENDO VACÍO AUNQUE HAYAN PASADO DIEZ AÑOS.

BESOS Y ABRAZOS.

PD YO SUELO COMPRARLO POR PARTES, NO SIEMPRE PERO ES BUENA OPCION.

ion-laos dijo...

Yo también hago como tú. Se agudiza el ingenio que no veas. Eres una crack María!

Que no, que no, lo de que lo saben todo, me refiero a los terapeutas espirituales, algunos creen saberlo todo y sanar mejor que nadie, ese es el ego espiritual. Un terapeuta canaliza la energía del Universo y está acompañado de sus guías, somos herramientas nada más. Si no tienes juanetas, tendrás diabetes, y si no padeces ninguna de las dos cosas, es porque has sabido mantener un equilibrio. Todo esto tiene muchos matices, por eso no hay que entrar en alarma, jajajaja.

Besotessss!!!

Arturo dijo...

María:
Mi esposa le tiene idea a los pollos económicos. A saber, porque son alimentados en jaulones con alimentos llenos de hormonas y -por ello- no tienen gusto a nada, parece carne plástica. Esto hace que nunca compremos presas de pollo, que si bien son más baratas, nunca se sabe de su calidad. Nos volcamos a los pollos ecológicos, que son criados con granos y en potreros al aire libre. Por mi dieta, debo comer poca proteína animal, por eso, buscamos que sea la más sana.
He notado que aquellos que tienen treinta y cinco, o menos edad, son muchísimo más alto que sus padres. Se dice que es debido a las hormonas de los pollos...
Como se ve, la realidad varía según el país analizado.
Un gran abrazo.

María dijo...

Arturo:

Lo mejor, digan lo que digan, es tener el gallinero en casa y retorcerle el cuello al pollo cada vez que te haga falta uno, jaja.

Pero igual los vecinos se te enfadan si, como yo, vives en un piso y pones un gallinero en la terraza (y, de paso, una cabra para la leche).

Besos

Amapola Azzul dijo...

Qué bien aprovechado, Maria.

Gracias por el post¡¡

Besos.

Arturo dijo...

María:
Hace unos años atrás, unos vecinos de la manzana al frente nuestro tenían un gallo en la azotea.
No te imaginas qué hermoso era oír su canto todos los días, pues me trasladaba a mis tiempos de la infancia, cuando las casas poseían un gallinero al fondo.
Besos.

mjesus dijo...

Ohhhh Maria bienvenidada a este mundo virtual.
Estoy muy de acuerdo contigo, pienso como tu
um abrazo y mil besos

Rosana Martí dijo...

Yo siempre he oído en casa que es mejor comprarlo así. Y claro por esta regla de 3 te sale mucho más a cuenta.

Guapa que gusto me da saber de ti, sabes que no me olvido.

Muchos cariños siempre.

Belén Rodríguez Cano dijo...

María, me encanta la fórmula que das para ahorrar y que yo realizo casi siempre.
Ahora, en esta etapa de crisis, es básico el estudiar fórmulas que consigan estirar el poco dinerillo de que disponemos.
Es cuestión de analizar dónde podemos recortar en casa (aunque no seamos parte del gobierno) y llevarlo a cabo.
Besitos.