La operación biquini del gato

Hoy me he enterado, viendo un anuncio en televisión,
de que los gatos engordan aproximadamente un 30% cuando los esterilizan (o sea, cuando los capan que esto de esterilizar suena a que los hierven).

Y he sabido de ello porque una conocida marca de alimentos para animales ha sacado un producto para gatos light, ya no sé si los gatos adelgazan comiendo eso o es que no engordan, pero para el caso es lo mismo, el tema es que parece que están los gatos de operación biquini.

La verdad es que no me gustan nada los gatos, el primer motivo es porque uno de mis primeros recuerdos de la infancia es mi pelea con la gata que había en casa porque la muy ladina me quitó un trocito de jamón que me estaba comiendo. Ganó ella, por supuesto, y me arañó y me mordió, con lo cual se ganó que mi padre la echara al coche y la dejara en algún sitio y nunca más volvió (no le pasó como al del chiste aquel que, harto de que la mujer le hiciera más caso al gato que a él, se lo echó al coche y lo dejó tres veces por ahí y antes de que él volviera las dos primeras veces ya había vuelto el gato. La tercera vez llamó por teléfono a casa y le dijo a la mujer: “oye ¿ha vuelto el gato?, si ha vuelto que se ponga al teléfono y me diga qué camino ha seguido que yo me he perdido y no sé volver”.

El segundo es motivo es la gata de mi antigua vecina, una de estas gatas pijas (no recuerdo la raza) terriblemente insoportable que se pasaba la vida colándose a mi casa en cuando pillaba una ventana abierta y rompía lo que a ella le apetecía. La puñetera gata no comía nada en mi casa (yo intenté picarla dándole de todo a ver si la cebaba y un día podía envenenarla)

Y el tercero un gato pequeñajo que, a instancias de mi hijo que se encaprichó de él en el campo de mi prima, tuvimos un mes en casa y terminé devolviéndolo al campo porque, aparte de romperme unas cortinas y rajarme la tapicería de un sofá, quería matarme de un infarto y se escondía debajo de las estanterías o donde se le ocurría y me salía a traición.

A la conclusión que llegué con este gato es que estos bichos te tienen a tí en lugar de tú a ellos como puede pasar con un perro. El gato se pone encima de tí cuando le apetece, te mira como diciéndote ¿tú qué sabrás? Y, por supuesto, hacen lo que les da la gana.

El caso, volviendo a la comida esa light para gatos, es que hay mercado para todo, incluyendo el de mascotas, y si no que me lo pregunten a mí que un día, haciendo tiempo porque me fui al Corte Inglés sin coche y esperaba que vinieran a buscarme, me metí en lo de las mascotas y le compré al perro un impermeable amarillo como el del Capitán Pescanova y 4 botas de agua.

El perro iba de dulce, todo hay que decirlo, pero no pude ponérselo más que una vez porque el caucho de las botas se le escurría con el brillo del suelo y se quedaba ahí despanzurrado; así que, cada vez que me veía con el impermeable y las botas en la mano, salía huyendo el muy cobarde.

10 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Que jodida María y que vocación que le tienes a los gatos, aunque la verdad es que motivos tienes. Me he reído tela con el chiste, lo sabía pero ya hacía mucho tiempo que lo tenía en el olvido. A mí los gatos las verdad es que tampoco me hacen mucha gracia. Yo he tenido perros, pero gatos nunca. Dicen que el gato es más amigo de la casa que del dueño. Pues nada si a los gatos los ponen a régimen y se encuentran bien, y así ligan más me parece fenomenal. Yo a la conclusión que llego al menos en el caso de los gatos por lo que cuentas, es que si le dan poco a la "jodienda" engordan más.

Besos María.

andré de ártabro dijo...

Yo solo tuve (tuvo mi madre siendo yo niño) una gata y dos gatos y y la hija de...gata sabía abrir la lacena girando el pestillo y más de una vez me dejó sin merienda , menos mal que mi hermana, la mayor , se hizo alérgica a los pelos de gatos ¡Dios que alergia más maravillosa.!
Perros Tener , tener tuve 5 pero criar crié unos 60, especialmente Español -breton ,setter ingles e irlandés (el de color caoba) y pointer.
Te podría contar anécdotas inauditas ; pero solo te diré que desde Ferrol hasta Villalpando hicimos un recorrido de 560Km en coche, con el Lar en el maletero.
Se lió detrás de un corzo y lo perdí. 17 días después estaba en la puerta de mi casa. .ese mismo perro se le escapó a mi padre y en lo mas peligroso de la costa yo cogiendo percebes y el arriesgó su vida por estar a mi lado.
No entiendo mucho de gatos; pero el perro siempre está dando cariño yo que que el gato siempre lo está pidiendo.
Me estoy aficionado a tus historias
Besos.

Arturo dijo...

María:
Por su propia naturaleza, los gatos son predadores individuales, mientras que los perros viven en jaurías.
De ahí surge la independencia de unos con respecto a nosotros y la adaptabilidad de los otros.
En lo personal, ambos me agradan, con la salvedad de que debemos respetar los hábitos e instintos de cada especie.
Tuvimos un gato barcino gris dorado y ahora vive con nosotros un caniche toy blanco, muy malcriado.
Un gran abrazo.

Belén Rodríguez Cano dijo...

A mí me encantan los animales en generas y he tenido en casa de todo: perros, pájaros, ardillas, conejos, cobayas, patos, tortugas, chinchillas, pollitos... y alguno que me dejaré en el olvido, pero gatos no he tenido nunca.
Los había en casa de mis abuelos, en el pueblo y siempre los vi muy independientes. No congeniamos bien y ellos lo saben.
Me he reído con el chiste un montón.
Qué "salá" eres!.
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

A mí no me gustan los gatos.
Son traidores.
Tigres enanos resentidos...

Los perros son mucho más nobles.

Menuda compra hiciste, sólo te faltó comprarle un smoking, jajajjaja

Los camellos de mi post son de joroba, no traficantes, pero no hay que darle muchas vueltas al post, fue una ida de olla que sólo me hace reír a mí.

Besos.

ion-laos dijo...

A mi tampoco me gustan los gatos, son estupidos y unos tocapelotas, y a la que te descuidas se te tiran a los ojos.

Joer, pobre perro...lo que te gastas en las botas, le haces la manicura y por lo menos no se escurre y va luciendo...

P.D. o la paticura, jajajaja

Besotessss!!

Amapola Azzul dijo...

Es que tu no has tenido gatos, bueno, yo tampoco, solo he tenido a tres gatas, y bueno un perro.

bueno, creo que todos los animales tiene su nobleza, Todos.

Doméstico u no, seria bonito imaginarse a un gato " con botas".

Abrazos, me gustó el gato de tu post.

Lindo. besos.

En realidad se supone que engordan, pero te digo una cosa, mi gata chica , la que no está castrada ( la primera se me murió), esta mucho más gordita que la sí castrada, ( espero que no este preñá), ya sería el colmo.

Con seis meses o así que tenga, solo de pensarlo me da pánico¡¡¡¡

Pobrecilla. Besos, saludos a tu mascota, Abrazos, María.

Es verdad, los perros son nobles, pero los gatos tienen su encanto. Abrazos.

( es que solo convivo con gatas, pero me imagino que también lo tienen, el encanto).

Pero te entiendo a mi de pequeña me mordió una perrita, a los 4 años, o así y le cogí pánico a todos los perros, luego hice desensibización, y bueno, no todos me molestan , hasta me caen bien.

Me costó mucho, de verdad superar mi pánico a los perros.

Es que cambiaba hasta de calle, era exagerado.

Abrazos.

Amapola Azzul dijo...

Es que los gatos no es lo mismo amansaos que salvajes, a mi por ahora las mías no me arañan ná, "trastadas" si que hace la chica, pero bueno, a ver si la " amanso", no se... ya te contaré. besos.

Mos dijo...

Paisana, tienes gracia para repartir, "joía".
Habría que ver al perro con las botas y el disfraz...
Cristina, mi hija mayor, tiene un perro y dos gatos. El perro, un cielo total; los gatos, unos cabrones que van a su rollo.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Belén Rodríguez Cano dijo...

María, vuelvo para comentarte una noticia que supongo ya habrás oído.
Hoy ha muerto George Moustaki.
Será casualidad el que en tu comentario en mi post hicieses referencia a él, pero me he quedado atónita al escuchar la noticia.
He decidido hacerle un pequeño homenaje que publicaré mañana.
Supongo que te gustaba tanto como a mí.
Besos.