Miguelito, te voy a...


Te miro, fija y descaradamente,
diciendo bajito, en un tono impío:
"¿Eh, chaval, tú sabes que eres mío?”.
Ávida, inquieta, amorosamente,

y..., descontrolada, saco mi lengua,
sé con certeza que voy a comerte
pero, antes, me apetece lamerte,
suavemente, mas sin darte tregua,

suspiro, embriagada por tu sabor,
a punto ya de perder cualquier control,
con las mejillas teñidas de rubor,

muy consciente de lo que te voy a hacer,
abro la boca, jadeante, y ohhhhh...
te muerdo “Miguelito”. Diossssssssss qué placer.



Y ahora, os presento a "Miguelito":



Lo del cuchillo y el tenedor es nada más que para disimular, me los he comido con la mano y haciéndoles todo eso que digo en el soneto.


Por si alguien no lo sabe, los “Miguelitos” son unos dulces típicos de La Roda (Albacete) y se llaman así porque un tal Miguel (amigo del pastelero) fue el primero que los probó. Como son unos de mis dulces favoritos y, aprovechando que fui diabética por error y que ahora soy hipoglucémica crónica (hasta que me den con lo que la causa) y puedo comer azúcar, esta mañana he hecho unos cuantos (40 me han salido) y llevo todo el día de “experiencia religiosa” con ellos. Aunque es una cosa muy simple, hojaldre relleno de crema pastelera, os dejo la receta por si alguien no la sabe y quiere hacerla.

Ingredientes:

1) Una o dos planchas de hojaldre (fresco o congelado). Con una plancha de 250 grs. salen unos 20.

2) Para la crema que, en esta ocasión, he hecho de avellanas:

- De 100 a 120 grs. de harina ( dependiendo de lo espesa que la queramos, a mí me gusta muy espesa y le pongo 80 grs. de maizena y 40 grs. de harina de trigo.

- 2 cucharaditas de levadura Royal

- 2 cucharaditas de azúcar vainillada o vainilla líquida.

- 1 l. de leche (yo la pongo semi).

- 150 a 200 grs. de azúcar (según nos guste de dulce).

- 5 a 6 yemas de huevo (según tamaño).

- De 50 a 100 grs. de avellanas molidas (según nos guste).

- 1 Corteza de limón o naranja (procurando que no lleve el blanco interior porque amarga)

- 1 rama de canela (opcional). Yo la pongo si hago la crema sin frutos secos.

(Con esta cantidad sobra crema, pero esa es otra historia porque ya puestos a hacer...).

3) Para espolvorear:

Azúcar glas (no hace falta comprar, sobra con moler el azúcar cristalizado que usamos habitualmente con la picadora o el molinillo del café).


Preparación:


1) El hojaldre:

Simplemente lo partimos en rectángulos, lo ponemos en una bandeja de horno (separados entre sí) sobre una lámina de Teflón, papel de horno o silicona y lo metemos al horno a la temperatura y tiempo que indique en el envase. Importante precalentar el horno previamente para que suba bien. Mientras se hace, preparamos la crema.

2)  La crema:

Mezclamos en un bol las dos harinas y la levadura y reservamos.

Ponemos en otro bol las yemas con el azúcar y la vainilla y batimos con las varillas hasta que empiecen a blanquear.

Ponemos la leche al fuego con la corteza de limón o naranja y la canela en rama.

Incorporamos a las yemas con azúcar la mezcla de harinas y la levadura y las avellanas y batimos un poco más hasta que quede una mezcla homogénea.

En cuanto empiece a hervir la leche, sacamos la piel de limón o naranja y la rama de canela e incorporamos la mezcla anterior y batimos sin parar con las varillas hasta que empiece a hervir de nuevo (lo hace en menos de dos minutos, por lo que no hay que distraerse y dejar de batir porque se nos quemaría).

Dejamos enfriar.

3) Relleno:

Partimos horizontalmente por la mitad cada rectángulo de hojaldre, rellenamos la parte inferior con la cantidad de crema que queramos y tapamos con la parte superior.

Espolvoreamos con azúcar glas.


Y digo que, con la cosa de la crisis, no vamos a desperdiciar las claras, así que...

11 comentarios:

Carmen Silza dijo...

María, los Miguelitos, son mi locura.Que bien que ya tengo la receta, me la llevo.Gracias.Que pases un feliz domingo.Un beso.

Arturo dijo...

María:
Ten piedad, que yo sí soy diabético...
Se los ve maravillosos, dignos de acompañar un tazón enorme de café con leche.
¿Hay versión sin azúcar? (soñar no cuenta nada)
Besos.

María dijo...

Arturo, claro que hay versión sin azúcar, sólo tienes que sustituir el azúcar por edulcorante y espolvorear con fructosa molida.

Todo tiene remedio menos la muerte, jaja.

Besos

alp dijo...

Vaya con el miguelito. Un beso desde los urrutias

Lara dijo...

María otra tentación .....qué pena que no estemos ´más cerca para que me invites.....por que verdaderamente esto debe de estar exquisito pero la cocina no es lo mío.

Mos dijo...

Paisana, me vas a matar con tus dulces.

Me encantan los miguelitos y todo lo que lleve hojaldre. Cuando pasé por La Roda, los compré.

María, yo que tú montaba una pastelería porque se te da de vicio.
No me extraña eso de "LA Vírgen qué bueno está".

Un abrazo de Mos y bienvenida al mundo blog.

Gizela dijo...

jajajaja!!!
Esta combinación de sensuales versos y cocina, me encanta!!!
Me matan los Miguelitos!!!!
Son un vicio, del que ni sobre el peso, me juro olvidarlo jajaja!!!!
Nunca los intenté elaborar, ya me pasaré por aquí, cuando este en casa...veré si logro el intento!!!

Besossssss linda semana!

Gala dijo...

Esto es un pecado mortal, lo sabes verdad?
ah! y encima nos dejas la receta!! no contenta con ponernos la foto y hacernos la boca agua... nos das los ingredientes sorpresa, para que gente como yo, los haga y se de un atracón de miguelitos de esos que hacen època.

En fin mi niña... sigues tan genial como siempre.

Besitos mediterráneos.

Muñekita Cat dijo...


Hola!
Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacate@gmail.com

saludoss!!

Kasioles dijo...

Mi querida amiga: Venía a visitarte y me has enganchado con ese lindo soneto. No creo que nadie haya hecho algo tan bonito dedicado a un pastel. Hoy estoy muy orgullosa de haberte conocido y más aún de tenerte como amiga.
Kasioles no es muy golosa, pero tus miguelitos tienen que estar deliciosos, seguro que me sabrían a gloria.
Te agradezco infinito que siempre te hayas acordado de mí ¡qué suerte tiene Kasioles al estar tan bien rodeada!
Gracias por todos tus cariños.
Hoy quiero dejar para ti uno muy especial en un fuerte abrazo.
Kasioles

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

¿Mira mujer, ahora qué andas de pastelera? Ahahahaha, saludos mi apreciada María.
Tanto tiempo y un gusto volver a leerte.

Gracias por la reseta, se la llevo a mi abuela ahahahaha.

Saludos a todos y todas en Escribimos Pensamientos.

Un fuerte abrazo y Dios los bendiga.