17 de junio de 2012

Corazón de cabra


Yo no sería capaz de comerme el corazón de una cabra, ni siquiera de, como decía uno en broma, de meter a la cabra al frigorífico para tener la leche fresca. Ahora bien, lo del queso de cabra ya es otra historia, porque está divino de la muerte, sobre todo el rulo de Montesinos.

Y esta mañana, aburrida como una ostra, me he puesto (para no perder la costumbre) a hacer cosas en la cocina y me ha salido lo que veis en la foto. Muy mala la foto, por cierto, porque está hecha con móvil y sobre la mesa de cristal de la cocina y no hay contraste.

El corazón grande es de queso de cabra y otras cosillas, los azules y el violeta son de mantequilla (le he puesto colorante alimentario, uso Vahiné), las rosas son de salmón ahumado, lo verde es mermelada de pimientos que ahora la hago con fructosa y queda igual de buena que con azúcar, los tomates son cosecha propia (de mi terraza) y la menta también, todo fresquito; en realidad lo único que no he manipulado ha sido el salmón, porque no me quedaba del que yo preparo y he abierto un sobre.

Y vale que lo de colorear la mantequilla ni puñetera falta que hace, pero queda tan mona...

Os dejo la receta, por si no os da miedo, y alguien quiere probar:

1) Corazón de queso de cabra:

Ingredientes:

250 grs.de queso de cabra en rulo
200 grs. de nata (1 brik pequeño)
1 cucharada de finas hierbas
Pimienta al gusto
½ taza de café de leche
1 sobre de gelatina neutra

Preparación:

Quitar la corteza y partir en trozos pequeños el queso.

Ponerlo en un cazo a fuego medio junto con la nata, las finas hierbas y la pimienta y removerlo hasta que empiece a hervir.

Disolvemos mientras tanto la gelatina en la leche

Una vez hervido lo apartamos del fuego y lo mezclamos con la gelatina que hemos disuelto en la leche.

Dejamos enfriar y, cuando esté casi frío pero no cuajado, tenemos dos opciones:

a) Ponemos un molde en cada plato, vertemos dentro la mezcla, metemos unos minutos al frigorífico para que solidifique bien y luego retiramos el molde con cuidado pasando un cuchillo por el borde interior.

b) Vertemos la mezcla en moldes de silicona y luego, simplemente, vaciamos en los platos cuando vayamos a montarlos.

Se queda con la consistencia de un quesito y tenemos que sacarlo del frigorífico como media hora antes de consumirlo para que desarrolle su sabor. Se le pueden añadir también nueces picadas, si queremos.

2) Rosas de salmón ahumado:

Cortar tiras de salmón de aproximadamente 2cm. De alto y enrollar sobre sí mismas hasta que tenga forma de rosa.

3) Mermelada de pimiento verde:

Ingredientes:

1 pimiento verde grande y carnoso
1 cucharadita de vinagre
la mitad del peso del pimiento de azúcar o fructosa

Preparación:

Asamos el pimiento (se puede hacer en el microondas), le quitamos la piel y lo trituramos.

Lo ponemos en un cazo, junto con el azúcar y el vinagre y lo removemos sin parar hasta que el azúcar se disuelva.

Sabemos que está hecho cuando se despega de las paredes del cazo.

Se puede hacer igual con pimientos rojos, incluso con un pimiento de lata si no queremos asarlo.

10 comentarios:

ion-laos dijo...

Me gustan todos los ingredientes y parece fácil de hacer. Lo de la mermelada de pimiento nunca lo había leido, todo es cuestión de ponerse y la dieta, si eso, para mañana.

Besotes!!!

Mos dijo...

Anonadado me hallo, paisana. Lo tuyo no es la cocina de andar por casa; lo tuyo es la cocina de alto nivel, o sea de gourmet, delicattessen y todo eso.
La mermelada de pimiento me ha dejado con la boca abierta y el plato decorado ya ni te cuento.

Que vales un huevo, tía.

(Así no cojo yo la talla 40 ni de coña)

Un abrazo grandote de Mos desde la orilla de las palabras.

Gala dijo...

Aunque dices que la foto es mala resulta de lo más apetitosa.
Me ha encantado la receta, pero lo que más la mermelada de pimiento verde!! impresionante!!
La probaré, me encantan los pimientos.

Besitos mediterráneos.

Gizela dijo...

Buenísimo!!!!
jajajaja!!!
Me encanta esta entrada...todos los ingredientes me encantan...así que lo intentaré cuando retorne a casa!!!!
Besosssss y bonita semana!

Arturo dijo...

María:
Se nota que es un plato exquisito, aunque lo deba poner en el cuadro de mis prohibiciones, en un lugar destacado.
Todos los ingredientes son de mi agrado, excepto el pescado crudo, ya que al salmón rosado lo ingiero solamente cocido, o asado.
Apetitosa entrada, de modo que:
¡Mil gracias!
Un abrazo.

Rosa Mª dijo...

Mi querida María, ¡cuánto me alegra verte por aquí de nuevo!. Gracias, mil gracias por tan suculenta aportación.
Muchos besos. Rosa.

Julio Benavente Caballero dijo...

Qué buena pinta!Nunca había oído lo de la mermelada de pimiento, pero voy a probar.
Gracias.
Besos.

Lara dijo...

Hola María, desde luego es para admirarte en otra faceta más, todo lo haces divinamente...mira esto tiene una pinta estupenda, pero yo cuando me aburro me pinto las uñas, me da mucha pereza meterme en la cocina......


Un abrazo considero que lo más importante de esta entrada es tenerte por aquí.

Lapislazuli dijo...

Toda una cheff!! nunca oi de la mermelada de pimiento
La foto no tendra contraste invita a comerla
Un abrazo

Rosa de los Santos dijo...

A mi me invitas a comer que eso suena delicioso ! besosss-
y encantada de verte de nuevo por aquí !

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...