15 de febrero de 2012

Diccionario Mama-Español / Español-Mamá


Eso de “por un perro que maté, mataperros me llamaron” es absolutamente cierto porque a mí me pasa, en concreto con la fama que, a nivel familiar, me han creado mis hijos, sobre todo el pequeño, de inventarme palabras.

La cosa viene porque un día utilicé la palabra “pimflo” (vale que no existe y que no sé ni de donde la saqué) para referirme a unos auriculares. Creo que las carcajadas se oían hasta en Santander (y vivo en Murcia), y el cachondeito que se gastaron y se siguen gastando a costa de la palabreja ya es inenarrable.

Pero yo, como me gustó la palabra, porque para algo era hija mía, la sigo usando y la usaré (ahora lo hago malvadamente, con alevosía) para referirme a cualquier cosa que tenga que ver con sonido, auriculares, etc. Digamos que la adopté “per saecula saeculorum”, digan lo que digan ellos y se rían lo que quieran ¡faltaría más!.

Ahora bien, digo yo que el que un día me inventara una palabra y la siga usando no les da ningún derecho a decir, conmigo delante para más INRI, que existe un diccionario Mamá-Español-Español-Mamá y, a las primeras de cambio, acusarme malamente de seguir inventando palabras; sin ir más lejos el otro día me lo hicieron con la palabra “pirindolo”, con la cual me referí a una cosita parecida a una pequeña peonza que lleva la cafetera y cuyo uso o necesidad aún no le hemos descubierto.

Y vale que la RAE dice que pirindolo/a no existe, pero anda que no sabe todo el mundo lo que significa, si hasta es polisémica la palabra en cuestión.

Así que, como yo soy de las de “si no quieres caldo tres tazas llenas”, adopté de inmediato la palabra “pirindolo” para utilizarla tantas veces como sea posible, a ver quién puede más, si ellos con su guasa del diccionario Mamá-Español-Español-Mamá o yo con mi pimflo y mi pirindolo.

11 comentarios:

Mª Pilar dijo...

Me ha encantado la entrada María, porque en todas las casas hay de esas palabras inventadas.
Yo tengo una que tambien se quedaron muy extrañados cuando un dia la dije "alisofasado" que tampoco existe, pero la empleo cuando una persona está baja de ánimo y la palabreja le va de maravilla jaja.

Un abrazo

Pilar

ion-laos dijo...

jajajaja, mira que eres rebelde!!! Yo llamo pirindola a la peonza esa de la olla, en una cafetera todavía no lo he visto.

Besotesss!!!

chus dijo...

Que buena eres jejjejeje, te digo buena porque yo soy igual, palabras mias, te arriegas a que no te entiendan, pero si lo mantienes, seran familiares. Experiencia propia. Tube una temporada, que me dio con escribir a direntes personas, conocidas claro, con faltas de ortografia, ademas lo justificaba, y ni estaba ni estoy loca, bueno un poco, igual. un beso

Julio Benavente Caballero dijo...

Gracias por la sonrisa.
Me encanta tu "pimflo".
Y la RAE, a veces, mejor de lejos...
Un saludo.

Mos dijo...

Pues a mí, María, me gustan tus "palabros" porque, vale, no son palabras pero son "palabros", ¡ea!.
Tal vez sea porque aquí en casa también somos de inventar "palabros" y a nosotros nos gustan y nos va bien con ellos. Por ejemplo, decimos "cara de oli" a alguien con aspecto "pavisoso", que parece que le falta un hervor. Otro ejemplo: a un pen-drive lo llamamos "pichurrio" y a cualquier persona bajita y poca cosa (siempre que no sea una minusvalía), le llamamos "coscojo". A los helados del tipo que sean los nombramos "jeleidi".

En fin, paisana, tenemos muchas más pero te aseguro que las usamos y nos quedamos tan panchos. Como si fueran de uso normal. Tanto que, a veces, mi hija Silvia las ha empleado fuera de casa como si todo el mundo supiera lo que significan.

Igual esto de los palabros lo da la tierra. :):):):):)

Un abrazo de Mos desde la orilla de los PALABROS.

Lapislazuli dijo...

jaja e todas las casas hay una o varias palabritas para engrosar ese diccionario
Un abrazo

Rosana Martí dijo...

Erre que erre no te bajes del burro María. A mí también me gusta el pirindolo así que le damos, haber quien tira más fuerte.

Besitos de pirindolo/a con mi cariño eso que no falte.

Anónimo dijo...

Hola María, yo tambien me hice de una palabra cuando era muy joven y que sigo utilizando. Enahachis, cuyo significado es Enamorado.
Saludos

Julie dijo...

Eres... sencillamente, genial. Muchos besos.

Simplementeyo dijo...

Pues a mi me encantan esas palabras, yo también tengo alguna de esas y mis hijos hacen lo mismo, debe de ser mal general jajaj.

Besitos y sonrisas palabreadas :-)

DesvariadaIrracional dijo...

Tranqui...si la costumbre crea leyes,
que no te sorprenda que crees palabras por la costumbre.
Interesante tu blog,gusto.
Saludos!.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...