El peligroso interior rojo


Si le hacemos caso a todas las tradiciones de Nochevieja, más o menos instaladas en nuestras vidas, yo termino por liarme y, además, mi integridad física corre cierto peligro.

El peligro viene, entre otras cosas, de lo de llevar la ropa interior roja para tener muchísima suerte en el año entrante. Hasta ahí bien, nada que objetar con el color, el problema viene con el resto del protocolo a seguir para atraer la suerte, porque:

1. ¿Qué pasa si le hago caso a los que dicen que hay que llevarla del revés y, después de las uvas, cambiársela?:

a) Puede pasar que me acuerde y me siente a la mesa con la ropa interior del revés y el propósito de hacer una escapada al baño a las 12 y algo y cambiármela de posición.

b) Puede pasar que no me acuerde y, una vez sentada a la mesa, tenga que salir corriendo a cambiármela. Aquí, además, estoy corriendo el riesgo de romperme los últimos pantys aunque siempre me puedo poner medias de las que van sujetas con silicona y un riesgo menos.

c) Puede pasar que no sepa si el salva slip hay que ponérselo por dentro o por fuera mientras la llevas del revés.

2. ¿Qué se hace cuando le tienes que dar la vuelta a las braguitas digamos después de un par de horas de llevarlas puestas?, ¿Hago como el chiste de aquella que, a la semana de llevar las braguitas puestas, le daba la vuelta y decía: " Ayyyyyyyy, qué gusto da ir limpia, oye"?.

Y el peligro no acaba ahí, ni mucho menos, porque resulta que hay otra tradición que dice que, después, hay que quemar la ropa interior por la cosa de seguir atrayendo la buena suerte. Esto me lleva a preguntarme:

1. ¿Te puedes poner otras después? y, en caso afirmativo, ¿Tienen que ser rojas también?.

2. ¿Y si ceno fuera de casa qué?, ¿qué hago si en el bolsito de fiesta no me cabe más que el móvil, el espejo y una barra de labios y ni subiéndome encima logro meter ni un tanga?, ¿Dónde me llevo yo las de repuesto?.

3. ¿Y dónde las quemo?, ¿me voy al baño y con el humo hago que se dispare el sistema antiincendios y la lío?, eso si no tengo la suerte de quemar el rollo del papel higiénico de paso.

4. ¿Y con el sujetador qué hacemos?, ¿Me lo pongo también del revés?, ¿Lo quemo, no lo quemo?, estoy hecha un mar de dudas, de verdad.

5. ¿Y si, sin darme cuenta, me trago el anillo de oro que he puesto en la copa de champagne (también para atraer la buena suerte) y termino en el hospital. Porque mira que se tiene que pasar un mal trago yendo al hospital con las braguitas del revés o sin braguitas y con olor a humo y que piensen que vengo de un incendio en lugar de atragantada por el anillo de la buena suerte.

Aunque bien pensado, igual no está mal lo de ir al hospital porque, de paso, me pueden curar las heriditas que me hayan hecho en los pechos los puñeteros cristales de swarovski de ese sujetador tan mono que me ha costado un ojo de la cara y que, por seguir la tradición, me he tenido que poner del revés.

Ahhhh y después de todo dando gracias de no ser italiana porque como tuviera que comerme un plato de lentejas esta noche lo llevaba claro (no me gustan).

12 comentarios:

Otto dijo...

Yo te deseo toda la suerte del mundo independientemente que lleves bragas o no en la despedida del año, independientemente que sean rojas (si es que decides esta opción) o de si te las das la vuelta una vez zampadas las doce uvas.
Se feliz a tu manera, siempre.

Manases dijo...

has pensado en ir sin ellas?

Carolina dijo...

mmmmmmmmm Yo, este año no haré lo de la ropa interior roja. Me pondré una de pardo o tigresa, a ver si me convierto en una fiera... jajajajajajajajajajajajajajaj....
Que es en serio. Esta noche nada de rojo.

Besitos y mis mejores deseos para ti en este año que ya se asoma.

Feliz 2012

ion-laos dijo...

Jajajajaja, pensandolo bien, me voy a poner un pijama color violeta de Walt Disney, jajajaja.

Feliz Año Nuevo lleno de humor y simpatía!!

Besotesss!!!

Mos dijo...

No te compliques la vida, paisana. Ponte, estrena, unas bragas rojas que dicen que atraen al amor para el próximo año y lo demás pues qué quieres que te diga. El suje póntelo del derecho que seguro que seduces un montón. Brinda sin oro en la copa y disfruta y arrechúchate a los tuyos que para eso es Nochevieja y estáis (estamos) en familia.
Un abrazo para todos los tuyos y a ti un beso muy grande de este paisano que te aprecia.
Mos.

Rosana Martí dijo...

Mi linda María mis mejores deseos para despedir el año y darle la bienvenida al nuevo, siempre de mi corazón al tuyo.

Tu hadita sigue a tu lado siempre, miles de besitos.

Migue dijo...

María, hace tiempo estoy fuera de la web,la primer visita que hago es a ti, y mira...me haces sonreír desde el principio al fin.Eres genial, te felicito, conservas siempre tu buen humor,en esta oportunidad con las tradiciones y las braguitas jajaja. Ponte lo que quieras que no creo vayas a parar al hospital.

Te deseo un 2012 con mucha salud,conservando ese espíritu que tienes.
Un beso desde mi Argentina.

Mª Pilar dijo...

Maria. Feliz Año 2012 y que venga lleno de Paz. Amor y Felicidad para ti.

Un cariñoso abrazo

Pilar

Por cierto, tambien en Londres toman lentejas jaja

MEN dijo...

Jajaja que bueno, menudo lio que tienes, aunque no es para menos. Yo nunca he hecho nada de eso quizás el próximo empiece, ya te contare.
Feliz año preciosa y que el nuevo no te cambie el humor. Un bessito

Rosa de los Santos dijo...

jajajajaj, que ha gusto me rio con esta entrada , mucho mejor , que la que anda por arriba de esta... estabas , se nota , con buen humor, y sembradaaaaa-
besos , feliz año nuevo !!!

Cristi Galván dijo...

Hola, Maria:

Amiga pues yo este año he comenzado mal; por lo qué dicén por ahí, hice trampa solamente me comí dos uvas al compas del reloj din, don...,¡doce me parecen bastante, además disfrute al ver a los demás comerse las uva rápidamente y yo espero las dos últimas campanadas din, don qué disfrute del sabor de esa dos uvas para el próximo pienso hacer lo mismo!.


Besos.

* Inés * dijo...

Ay María imagina la situacion en el baño lleno de humo quemando las famosas braguitas rojas, con el culete al aire, el bosito fashion en el suelo, la gente llamando a la puerta y el olor a chamusquina, jaaaaa.
No uso, ni usé ni usaré bragas, tangas rojas, porque se llevan. Es un color que nunca me gustó. En cuanto a ponérselas del revés, en cualquier otra ocasión, alguna vez me pasó y qué incomodidad más grande.
Un beso Maria.