Alas rotas


Quiero que vuelvan mis alas,
salir a ver la primavera,
sentir olores de flores sin cortar,
olores de brotes nuevos,
volar sola por los jardines.

Confío en que volverán,
en realidad sé que un día lo harán,
pero hace tanto tiempo que se fueron
 y las añoro tanto que no puedo dejar de preguntarme:
¿te terminará la primavera antes de volver?

Se van de vez en cuando,
luego vuelven,
esta vez están tardando mucho,
volverán rotas, probablemente,
pero seguro que con ganas de volar.





12 comentarios:

ion-laos dijo...

Lo peor es desesperarse, volveran, seguro que volveran y preciosas además. No lo veas todo tan negativo y no te limites tu sola. El horizonte es muy amplio.

Animo! Mil besos!

Ginza dijo...

¡Hermoso texto!
Me has hecho sentir la añoranza de la primaveras y la esperanza de volver a volar en cada una de tus letras.
Que placer leerte ;)
Besos!

Rosana Martí dijo...

No hay primavera este año, así que de momento no te pierdes nada. Pero lo que si me preocupa son tus alas.

Besitos mi querida amiga, siempre en mi corazón y cuídate mucho. No te olvido, intenta pasar una linda semana...¿lo harás? ^_^ ahí va mi sonrisa.

Mati® dijo...

La lexe que te dieron, murcianica. Me has emocionadooo.

Sabes qué?, si esa primavera sigue tardando, seré yo, primavera y, te voy a llenar el balcón de plantas de geraneos.

Te quiero mucho joer

Mos dijo...

Volverán, claro que sí. Y esperará la primavera con sus flores abiertas. Y esperarán los aromas de los campos. Y esperarán las brisas y los pájaros cantores. Y lo harán por ti porque sin tus alas también la primavera, las flores,los campos,las brisas y los pájaros se sentirán un poco rotos.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Arturo dijo...

¡Piu Avanti!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.


Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al menor ruido.


Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza

necesita del agua y no la implora...
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

Pedro B.Palacios "Almafuerte"
Nunca tan oportuno.
Un afectuoso abrazo.

Lara dijo...

Siempre hay esperanza...deseo que sea cuanto antes...UN ABRAZO

Lapislazuli dijo...

Aunque esten rotas si quieren volar, hay esperanza
Un abrazo

Rosa Mª dijo...

María, cielo, tu poema me ha emocionado mucho. Tu corazón es una hermosa primavera en el que has dejado en mí una preciosa y hermosa huella.
Muchos besos. Rosa.

Ignacio Diaz dijo...

Hola, después de mi novela Detrás de las sonrisas, te cuento que terminé una nueva y voy a compartirla en mi blog:
www.largocaminodelolvido.blogspot.com
cuento con tus ojos...

andré de ártabro dijo...

Volverán porque sin alas no hay primavera.
y porque naciste para volar
Solo hace falta confiar.
Besos.

Manases dijo...

Cuando muchas aves vuelan, sus alas cambian constantemente de forma para adaptarse a las necesidades, lo que les permite flotar o realizar maniobras repentinas, algunos hasta doblan la punta de sus alas hacia arriba y las doblan hacia atrás para ascender con rapidez. Así les da impulso y empuje para seguir volando. Aunque estén rotas esas aves nunca se dan por vencidas. Aun en el suelo intenta levantar el vuelo…. Por eso no permitamos que las adversidades de este mundo nos impidan retomar el vuelo. Besos