400.000 visitas, un loro y 4 frenazos


Estaba barajando sobre si escribir sobre las 400.000 visitas que hemos alcanzado hoy en el blog, en los casi dos años que hace que pusimos el contador (cosa que, por la parte que me toca, agradezco muy encarecidamente), o contar lo de mi vecino el loro; así que, ante las dudas, he optado por las dos cosas.

En el edificio de al lado de donde vivo hay un loro que pasa todo el tiempo en el balcón en una jaula enorme. Vista desde abajo, la jaula es a otras jaulas como lo sería la habitación de un hotel muy modesto a una suite en un 5 estrellas. Anchura tiene, desde luego, y se le nota relajado y con ganas de largar, se pasa todo el día haciendo ruido y diciendo cosas.

Como hace sólo unos meses que vivimos en esta casa, al principio me llamaba la atención la cantidad de frenazos que se oían cuando salía a la terraza pero, teniendo en cuenta la proximidad del semáforo, pensaba que era por eso hasta que un día, mirando más detenidamente, me decía a mí misma: “no puede ser, si el semáforo está en verde y aquí no frena nadie, aquí pasa algo raro”. Y tanto que pasa, lo que ocurre es que el balcón del loro está justo encima del semáforo y el animalito se sabe cuatro ruidos de frenada diferentes y, coche que ve, frenazo que “canta”, frene o no frene el coche, ya lo hace por inercia, supongo.

La cosa tiene su guasa, hay que reconocer que el loro listo es un rato pero yo tengo que averiguar los años que tiene el loro y si me conoce, no vaya a ser que el muy cabrito se haya enterado de que es vecino mío y el ruido de uno de los frenazos lo haga por cachondearse de mí.

Y digo esto porque, hace muchos años, tuve un BX que, nunca conseguimos averiguar por qué, gastaba las zapatas y chirriaban al frenar de forma horrible. Aquel coche nunca lo olvidaré pues, aparte de lo de las zapatas, tenía dirección “resistida” y no veas lo que me costaba aparcarlo cuando estaba embarazada de mi peque entre lo duro que estaba y yo hecha un cachalote.

Jamás olvidaré un primero de agosto entrando a La Manga en caravana con el dichoso coche, con mis padres, mis hijos y el perro (mi marido, como siempre, tenía algo urgentísimo que hacer y no vino hasta el día siguiente) y cada frenazo, o sea, cada minuto, las zapatas chirriando y yo desquiciada y sin saber donde meterme y mi madre sin parar de decirme: “¿y no le puedes hacer nada para quitar ese ruido?” y yo, unas quinientas veces después, le dije: “claro que sí, mamá, fíjate si puedo hacer que como me lo vuelvas a repetir me bajo ahora mismo, le enseño un muslo a quien sea y me lleva donde me de la gana y conduces tú y de paso lo arreglas”.

Ella no me volvió a decir nada hasta que llegamos, pero yo tengo mis sospechas de que el loro podía ir en aquella caravana en el coche de delante o el de detrás y me tiene localizada y el frenazo ese lo hace por mí, para reírse. Pobre de él como se confirmen mis sospechas...

10 comentarios:

Mos dijo...

Qué bueno, paisana. Qué "jodío" el loro ese y los frenazos. Debe ser genial oír los diferentes sonidos de frenada. Hasta se puede estudiar el modelo de coche por la frenada. Ese suena a un Audi 4, este a un Seat Ibiza viejo, aquel a un BMW de competición y así hasta volverse un experto en frenazos varios. :):):):):)
Te felicito por las 400.000 visitas pero más por tu empuje, tu lucha y tus ganas de seguir en la brecha.
Creo que la primavera te va a devolver las alas, tus alas; esas que quisieron probar una escapada y se han dado cuenta que sin ti no son nada.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

ion-laos dijo...

Jajajajaja, más le vale al loro tener cuidadito contigo, pero por la noche te deja dormir, no?

Felicidades por la montaña de visitas, te lo mereces!

Besotes!

Arturo dijo...

Antes que nada, mis felicitaciones por alcanzar tan alto número de visitantes. Tal volumen de adhesión me libera del deber de explayarme en mayores apreciaciones.
Se dice que el loro es el animal más inteligente, por lo cual no se debería descartar que realice cualquier tipo de trapisonda...
Y a no abusar con los festejos: solo UNA copita de cava.
Saludos y felicidades.

Mati® dijo...

Estás segura que es un loro??... jajajajaj

Gala dijo...

Pobre loro! debería temerte.. ya nos has contado en más de una ocasión que contigo de buen rollito lo que quieras, pero a las malas pocas bromas..
Y haces bien nena!
Felicidades por las 400.000 visitas, menuda barbaridad!!!

En cuanto a lo del chirridito del freno jajajaa mira que he podido reirme y es que la paciencia tiene un límite y si amén de soportar el ruidito, el estrés del atasco tienes que estar dando explicaciones... me he imaginado la cara de tu madre.. jajaaja

Que genial eres!!

Besitos mediterráneos.

Lapislazuli dijo...

Felicitaciones por las visitas.
Ese loro, cuidadito!!!
Un abrazo

Manases dijo...

Primero dar la enhorabuena a todos los que participan en este blog, aun que lo justo es reconocer que parte del merito se debe especialmente a ti María, por muchas cosas tu perseverancia, por tu estilo único y bueno porque desde mi punto de vista y no me equivoco me pareces una mujer maravillosa… eso me lleva al asunto del loro, y tengo que decirte que tienes toda la razón , yo de ti lo vigilaría bien no vaya a ser que intente otra jugada, oye que yo entiendo al loro y esa obsesión por ti.

Besos

Rosa Mª dijo...

María te felicito por todo, por escribir, por relatar tan bien, por tu éxito en el blog y por ser la más maravillosa de las personas.
Te quiero mucho, amiga.
Besos. Rosa.

Rosana Martí dijo...

Los loros son un peligro. Cuídate amiga mía, siempre en mi corazón, ahora no estoy como antes en los blogs, creo que realmente estoy cansada, y me falta motivación.

Un beso reina y no olvides que te quiero.

* Inés * dijo...

Delicioso tu escrito.
Ya sabes cómo me gusta "suponerte" a través de tus recuerdos.
Veo que estás mejorcita y que tu sentido del humor sigue vigente.
No es fácil en ciertas situaciones.
Ánimo, ya tenemos el maravilloso verano aquí y seguro que será testigo de numerosos escritos, que endulzarán vuestro blog.
Besitos, María.