Los establos de Augías "made in spain"


Augías, aparte de ser uno de los argonautas que acompañaron a Jasón a por el vellocino de oro, fue rey de Élide y, por favor de los dioses, poseedor de un enorme ganado inmune a las enfermedades que, además, estaba protegido por los doce toros plateados regalo de Helios, su padre.

El ganado de Augías era la releche y tenía, por ejemplo, toros negros de patas blancas y sementales rojos pero, a pesar de poseer semejantes ejemplares, el tío debía ser un cerdo de cuidado y jamás había limpiado o mandado limpiar sus establos con lo cual la que había montada allí de porquería era de órdago.

Ahora bien, como a los dioses griegos les encantaban las venganzas, las misiones extravagantes y un largo etc., un buen día Euristeo le impuso a su sobrino Hércules la tarea de realizar 12 trabajos en teoría imposibles, entre los que se encontraba limpiar los establos de Augías en un sólo día, para redimirse por haber matado a su mujer e hijos y a dos de sus sobrinos

En defensa del pobre Hércules hay que decir que cuando cometió los asesinatos sufría lo que hoy llamaríamos enajenación mental transitoria, provocada esta por Hera, esposa de Zeus, que estaba aún con el ataque de cuernos que le provocó el hecho de que Zeus, su marido, dejara embarazada a Alcmena, la madre de Hércules. 

Si bien es cierto que a Zeus le gustaba darle al tema más que a un tonto un pito, hay que reconocer que Hera era un bicho de cuidado y, entre otras cosas, hizo nacer a Hércules con tres meses de retraso (el parto de la burra, vamos) para que Euristeo fuera rey en lugar de él como había dispuesto Zeus, cuando dijo que el primer varón nacido en la casa de Perseo reinaría.

Pero, volviendo a los establos, como era tal la cantidad de porquería acumulada al cabo de los años, a Hércules se le ocurrió que la única forma de limpiarlos era desviar el cauce de dos ríos a un canal que abrió atravesando los establos, vamos que los limpió por inundación. 

Hago esta referencia o introducción (igual otro día cuento el resto) simplemente para hacer un símil con la política en España, que está igual o peor que los establos de Augías, llena de mierda hasta más no poder.

Aquí no se salva nadie, ni partidos políticos, sean del signo que sean, ni sindicatos, ni cajas de ahorros y el que se pueda salvar es porque no ha tenido aún ocasión de gobernar o de ser colocado y, por ende, no ha habido posibilidad de meter la mano.

Por lo tanto, nos hace falta un Hércules que entre a saco en la desvergüenza en la que se nos ha convertido la clase política y sindical en España y, desviando los ríos que hagan falta (léase encarcelando a quien sea), nos lo deje todo como una patena y a empezar de cero.

Nos sale más barato en la situación en la que estamos hacer una macrooposición a inspectores de Hacienda y colocar uno en cada ayuntamiento, diputación, etc. y endosarle otro a cada cargo político, así en plan guardaespaldas que no se separe de él nada más que para dormir, que mantener la podredumbre actual.

Y el tema es que nos estamos enterando de lo que podríamos llamar las “grandes cifras” pero ¿cuanto nos cuesta lo que todos, cada uno en su círculo, comentamos o sabemos en “petit comité” y que, probablemente, nunca saldrá a la luz?.



Día mundial del cáncer de mama y "Ayyyyy, se me ha perdido un teta"


Este post lo publiqué hace varios años pero, como hoy es el día mundial del cáncer de mama, lo recupero. También lo hago como un pequeño homenaje a mi tía, la protagonista de la anécdota que narro a continuación que, en su momento, fue capaz de vencer un cáncer de mama y hoy, en cambio, está vencida por el maldito Alzheimer.

A mi tía se le detectó hace casi 40 años un quiste en el pecho, se lo quitaron, se le reproducía y así sucesivamente hasta que, a la séptima ocasión casi 5 años después, tuvieron que extirparle el pecho y darle mucha quimioterapia.

La cirugía de entonces era muy drástica, se aplicaba mucho aquello de cortar por lo sano y con la quimioterapia lo mismo, no estaba ni mucho menos lo avanzado que ahora mismo. Ella las pasó muy "putas", se sintió morir en varias ocasiones pero era y es una mujer maravillosa, con unas ganas de vivir impresionantes y decidió luchar, luchar porque era muy joven, porque tenía dos hijos pequeños y un marido a los que adoraba y, sobre todo, porque ella se quería.

Quererse uno mismo es muy importante, para luchar contra enfermedades y para todo en esta vida. Yo soy de la opinión de que si te quieres incluso estás más guapa. Y, repito, mi tía se quería y mucho y eso y sus ganas de vivir hicieron un milagro que hasta los médicos veían complicado. Se quedó calva con la quimioterapia pero ella, adelantándose a la jugada, se compró una peluca preciosa que todavía conserva y, aunque no la usa, la lleva de vez en cuando a lavar y arreglar porque es un recuerdo de su triunfo, de su victoria contra el cáncer.

A ella, como he dicho, le extirparon el pecho entero y, por aquel entonces, no se hacía la cirugía reconstructiva que se hace ahora y que otras mujeres de mi familia que también han padecido lo mismo y han triunfado sí se han hecho. Ha utilizado siempre prótesis que se ponían debajo del sujetador o del bañador y, precisamente del bañador, es de lo que quiero contar una anécdota.

Un día en la playa, siendo mis hijos pequeños, mi tía jugaba con ellos a bucear, dar volteretas dentro del agua, etc. y, en una de esas piruetas, se le salió la prótesis mamaria del bañador y, ni corta ni perezosa, se puso a gritar: "ayyyyyyyyy, se me ha perdido una teta"; un señor que estaba cerca se acercó y le preguntó: "¿Sra. qué dice Ud. que ha perdido?" y ella, con la mayor naturalidad del mundo, le enseñó el hueco vacío del bañador y le dijo: "Señor, he perdido mi pecho", el señor le dijo: "Yo se lo encontraré" y vaya si lo hizo, éramos varios buscando la prótesis y ya desesperábamos de encontrarla cuando vemos llegar al señor en cuestión con ella en la mano y, tremendamente serio, le dijo: "Señora: aquí tiene Ud. su teta". Ella, impetuosa y graciosa como es, la enjuagó en el agua, se la colocó discretamente y, ya con sus dos pechos, le plantó dos besos al señor para darle las gracias.

En definitiva, lo que intento decir con esto, es que nuestra actitud ante la vida y las enfermedades hace mucho. Sé que es un tópico de narices eso de decir "como te empeñes te mueres", pero es que en muchos casos es así, porque como te pongas la cabeza bajo el ala y no le plantes cara al cáncer o a lo que sea que te haya tocado sufrir tú terminas muriéndote, aunque sea de asco. Y no importa si en el camino pierdes un pecho, una pierna o tu movilidad, ni si tienes unos dolores que te hacen reventar porque lo que de verdad importa es vivir y un trozo de carne más o menos como en realidad es un pecho no te hace ni mejor o peor persona ni más ni menos atractiva; ni el perder movilidad tampoco, ni el usar sillas de ruedas, porque puedes ser una "reina" teniendo que usarla o pudiéndote mover poco y puedes ser un "estropajo" no faltándote ningún trozo de carne ni ninguna facultad. Todo está en nosotros, en lo que nos queramos y en los "huevos" que le echemos a la vida.

¿Y quién les da el beso de buenas noches?




Hoy, una vez más, he estado pensando en la fuerza del amor; y no me refiero solamente al que puedes sentir por tu pareja sino al paterno, al filial o a cualquier otra manifestación de este sentimiento y, como siempre, he llegado a la conclusión de que es un “motor” tan grande que las cosas que haces impulsada por él jamás, al menos yo, sería capaz de hacerlas por dinero.

Y pondré el ejemplo de mi madre que,  como sabéis quienes me conocéis, padece demencia senil, lo he mencionado en alguna ocasión, y que vive con nosotros desde que se le manifestó la enfermedad hace casi 5 años.

Convivir y atender a una persona con una de esas enfermedades, llámese Alzheimer llámese demencia senil, es de las cosas más terribles que pueden pasar en el seno de una familia, lo supimos con el Alzheimer de mi padre y lo sabemos con la demencia senil de mi madre. Para mí, casi lo peor de todo, es que tienes que proteger al enfermo de sí mismo, someterlo a una vigilancia intensiva para controlar que no se autolesione y prohibirle cosas que deberían ser derechos básicos de toda persona como el hecho de querer salir sola a la calle, como también es angustioso el hecho de que  la mayoría del tiempo no nos reconozca y que todos seamos gente del pasado para ella.

Otro tema tremendo es la agresividad que pueden llegar a manifestar y que descargan con sus cuidadores, lo que te hace estar siempre estar en estado de alerta y con un estado de ansiedad que, a veces, es difícilmente soportable. En la última semana, por ejemplo, el martes estuve a punto de electrocutarme porque me dió un empujón mientras desenchufaba una batidora y toqué con el dedo unos instantes la clavija semienchufada, el sábado tuve que ir a urgencias con un ataque de ansiedad y me hicieron un electro y la consabida pastilla bajo la lengua, el domingo por la mañana nos despistamos 5 minutos y dejamos la puerta sin cerrar con la llave y se nos escapó. En cuanto nos dimos cuenta yo no atinaba ni a asomarme a la calle, mis hijos estaban aún dormidos y mi marido que todavía estaba en pijama, se vistió con la misma rapidez que cuando en las películas el marido pilla a los amantes in fraganti y, gracias a que habíamos dejado un coche en la calle, no estuvo más de 10 minutos fuera y la encontró en la puerta de su casa donde, según ella, la habíamos mandado para ver a su madre que lleva 27 años fallecida.

Los como mucho 15 minutos que estuvo perdida no había consuelo para mí, era la primera vez que pasaba y me imaginé mil escenarios cada uno más horrible que el anterior, mis hijos se despertaron con mis llantos, más pastilla bajo la lengua y vuelta a empezar.

Pero, con todo, lo más terrible para mí son los consejos que me dan los médicos cuando, examinando mi historial y visto como me afecta la ansiedad, invariablemente me aconsejan que la llevemos a una residencia puesto que soy hija única y no tenemos la posibilidad de tener ni un día de descanso. Me dicen que hay residencias estupendas, que las cuidan muy bien, que la comida y la atención médica es excelente y un largo etc.; pero todos en casa tenemos asumido que, por muy duro que sea, queremos cuidarla nosotros porque como en su casa no está uno en ningún sitio, porque amor con cuidados es infinitamente mejor que sólo cuidados y porque, además, siempre me hago la misma pregunta: “En la residencia ¿quién les da el beso de buenas noches?”.

Verdades políticamente incorrectas


Llevo días asistiendo estupefacta al circo mediático y al alarde de hipocresía montado a raíz de la infección por Ébola de la auxiliar de enfermería Teresa Romero.

Me fastidia enormemente que se monte un 2 de mayo para que no sacrifique a un perro, más que probablemente infectado por el virus, y, al mismo tiempo, que se culpabilice al gobierno por haber traído a tratar de curarles o a morir dignamente a los dos misioneros infectados en África. ¿Tenemos que dejar morir como perros a dos personas y no sacrificar a un perro porque pobrecito él?. ¿Cuándo hemos perdido la perspectiva y un perro tiene más valor que una vida humana?. ¿Qué pasa por la cabeza de todos esos defensores del perro y de cualquier otro bicho que, parajadójicamente, son en su mayoría proabortistas?. ¿Qué hubiera pasado si en lugar de dos misioneros los afectados hubieran sido dos progres de estos que hacen “turismo solidario” y se gastan una pasta en el viaje para hacerse la foto y que todos, o su círculo de amistades, veamos lo maravillosos que son en lugar de destinar ese dinero a ayuda directa que daría resultados infinitamente superiores?.

Cierta prensa busca una cabeza de turco (político, por supuesto) para cargarle las responsabilidades propias y ajenas del contagio de la auxiliar de enfermería. Por descontado que la administración es responsable de que el médico que estuvo atendiéndola en el hospital de Alcorcón no tuviera un traje de su talla, por descontado también que es inadmisible que el Consejero de sanidad alegue en su descargo que es que el médico es muy alto, o que no hace falta hacer un master para ponerse ese traje. No valen esas excusas y tendrá que responder por ello y, quizás, por otros muchos errores que se hayan cometido y sean responsabilidad suya.

Pero, por otra parte, decir que este mismo consejero está criminalizando a la auxiliar de enfermería cuando afirma que mintió o que no advirtió a su doctora de atención primaria de que había estado cuidando a dos enfermos de ébola y cuando afirma que ella ha admitido que se tocó la cara con el guante es, a mi entender, pasarse tres pueblos porque el Consejero no está más que diciendo la verdad, máxime cuando la propia auxiliar infectada lo ha confirmado, tanto en una entrevista concedida a “Las mañanas de cuatro” (http://www.cuatro.com/noticias/sociedad/Teresa-Romero-entere-noticias-movil_0_1872675339.html) como a los médicos que la atienden.

Por no hablar de la gravísima falta de responsabilidad que demostró la señora yéndose a un centro de estética a depilarse las piernas cuando salió del Centro de salud sin pensar, supongo, en que lo mínimo que puede pasar con este acto es que los dueños del centro de estética tengan que cerrar y pierdan su negocio, porque a ver quién le echa narices y va a depilarse ahí en lo sucesivo. Lo máximo es imprevisible, desde haber infectado a las empleadas que la atendieron hasta que, en el caso de que no utilicen dosis individuales de cera, poder infectar a cualquiera a quien hayan depilado después y estos, a su vez, a todos con quienes hayan tenido contacto.

¿Es normal que haga esto y que, sin embargo, en su casa tomara precauciones y su marido y ella utilizaran habitaciones y baños separados desde que empezó a sentirse mal?. ¿Es normal que ayer Susana Griso le dijera a Pilar Cernuda cuando esta lo criticaba : “A ver si no va poder ir a depilarse”. Pues mira no, claro que no puede ir a depilarse en esas condiciones, ¡hasta ahí podíamos llegar!.

No se puede elevar a los altares a una señora porque se haya infectado de Ébola y disculparle todos sus errores y decir por activa y por pasiva que no fue culpa suya porque, desgraciadamente y como ella misma ha reconocido, existe la posibilidad de que sí fuera un error suyo y porque los sanitarios no son infalibles y yo, que lo he sufrido en propia carne y llevo dos operaciones por una inyección puesta fuera del músculo, que fui diagnosticada de diabetes por error, tratada para eso con las graves consecuencias que me trajo, que pasé una semana en el hospital por ello y que, por un error de una auxiliar, que me tuvo 13 horas sin comer ni beber agua ni sueros en pleno mes de agosto estuve en un tris de deshidratarme, y que sufrí una operación sin anestesia creo estar capacitada para decir que los sanitarios no son infalibles y, es más, añadiré que se tapan sus errores entre ellos y aquí no ha pasado nada. Vamos que no me fío más que de mi médico de cabecera.

Y me enfada que la prensa no se preocupe por esa doctora de atención primaria que no fue advertida, ni por las empleadas y clientes del centro de estética ¿sus vidas también valen menos que la del perro? y se centren, única y exclusivamente, en decir que el Consejero criminaliza a la enferma cuando lo único que está haciendo es cantar las verdades. Si bien es cierto que este hombre no sirve para político porque, desgraciadamente, reacciona como un elefante en una cacharrería y porque no es políticamente correcto y aquí lo que nos gusta, desgraciadamente, no es que nos tiren la verdad a la cara sino que nos la disfracen con palabras grandilocuentes y frases hechas.

Como también me enfada que personajillos como Ada Colau se permitan twittear barbaridades como:

Desmantela la sanidad pública, trae un virus mortal y no toma las medidas más básicas de prevención ¿Exterminio encubierto? #AnaMatoDimision

O que Esperanza Domínguez, concejal del PSOE en Alcalá del Río, twittee:

"el Gobierno de España quiere acabar con el desempleo en el país matándonos de ébola. Ineptos. #AnaMatoDimision".

O que el alcalde de La Algaba, también del PSOE, twittee:

1 fue el prestige después l guerra de Irak, + tarde ls atentados dl 11-M y ahora el #EbolaMadrid esta gente solo traen desgracias a España.


O que Juan Antonio Morales, diputado del PP en Extremadura, le responda así a la socialista Consolación Serrano:


- Consolación Serrano: "La decisión del gobierno de traer el virus de ébola a España, es un atentado contra la Salud Pública. GRAVÍSIMA DECISIÓN".
  • Juan Antonio Morales: "Te tenías que haber infectado tú @consoliserrano y que te hubieran dejado en Sierra Leona, a ver si pensabas lo mis..."
Me enfada, y mucho, que la fiscalía no actúe de oficio y encausen de inmediato a toda esta gente que no dice más que barbaridades y que, encima, algunos de ellos cobren de nuestros impuestos y, supuestamente, nos gobiernen.


Me enfada, también, que no seamos capaces de dejarnos de dimes y diretes y actuar como gente civilizada y solucionemos entre todos el grave problema que tenemos encima y después, con la perspectiva que da la tranquilidad, se depuren responsabilidades y dimita quien tenga que dimitir o encarcelen a quien haga falta. Pero España es así, para bien o para mal.