Cátaros II (La Montaña Negra)

La Montaña Negra, situada en el término municipal de Lastours, a unos 15 km. al norte de Carcassonne, en el Languedoc francés, tuvo un papel muy importante en la cruzada contra los Albigenses,  también llamada cruzada cátara o contra los Cátaros.

En esta montaña existen ahora mismo cuatro castillos, llamados "Cabaret", "Surdespine", "Quertinheux" y "Tour Regine", si bien este último fue construido años después de la aniquilación de los Cátaros. Forma parte de la llamada "Ruta Cátara" y parece ser que, entre los preciosos rincones que esconde, tiene especial interés por sus impresionantes vistas un lugar llamado "Los Balcones del Languedoc", desde donde se pueden divisar, entre otros, los famosos viñedos de la zona y las plantaciones de manzanos de la variedad "Reineta de Vigan", manzanas con la que sale estupenda la famosa "Tarta Tatín".

El castillo principal por aquel entonces era el llamado de "Cabaret", del que era señor Pedro Roger de Cabaret, casado  con Brunisenda y hermano de Jordán de Cabaret (llamado así porque se cree que fue bautizado en el río Jordán o con aguas del Jordán).

El apellido "Cabaret" viene de la unión de Cab d'Aret (Cabeza de Carnero) y he de decir que a Jordán le venía como anillo al dedo, pero la historia de su esposa y sus veleidades la contaré en otro escrito.

Tanto Lastours como las otras poblaciones que rodeaban la Montaña Negra, fueron habitadas por numerosos Cátaros y, por ello,  fueron objeto del ataque de los cruzados y, en el año 1.209, las tropas cruzadas al mando de Simón de Montfort iniciaron el asalto a Cabaret.

Cabaret, al mando de Pedro Roger, resistió durante más de un año y medio e incluso hicieron prisionero a Bouchard de Marly pero, en febrero de 1.211, se vieron obligados a rendirse y salvaron sus vidas canjeando al prisionero, aunque volvieron a recuperar sus posesiones hacia el año 1.223 llegando incluso Cabaret a ser la sede de Carcassés, un obispado cátaro.

Lógicamente los cruzados no cejaron en su empeño de recuperar Cabaret, Surdespine y Quertinheux y, en 1.226 Jordán de Cabaret fue capturado  por los "Faidits" (señores que habían sido desposeidos de sus tierras) y juzgado y condenado por traición en Toulouse , donde murió en prisión dos años más tarde.

En 1.227, Humbert de Beaujeu (Virrey del Languedoc), capitaneó un nuevo asedio (la llamada "Guerra de Cabaret") que  provocó una terrible hambruna en la zona y finalizó en 1.229 con la rendición de Pedro Roger y su exilio al Rosellón, donde falleció en 1.240.

Tras la rendición de Pedro Roger se saquearon pueblos y castillos y, años más tarde, sobre el año 1.260, se rehabilitaron y se construyó por orden del rey Luis IX (San Luis) la Tour Régine.

Cátaros I (La Cruz de Toulouse)


Antes de escribir sobre la Cruz de Toulouse, también llamada de Occitania, de Tolosa, e, incluso, la Cruz Cátara, empezaré diciendo que la ciudad de Toulouse, también llamada la "Ciudad Rosa" por el color de muchos de sus edificios, fue fundada por los romanos sobre el año 100 a.C. y le adjudicaron el nombre de Tolosa, que no debe ser confundido con nuestra Tolosa, cuya fundación data del año 1.256 a manos de Alfonso X El Sabio.

Toulouse fue pasando por diferentes gobernantes hasta que, en el siglo VIII, Carlomagno se la adjudicó a su primo Guillermo I, quien fue el primer Conde de Tolosa. Desde el siglo VIII hasta el año 1.203 (fecha en que se decidió empezar a exterminar a los Cátaros y devolver Occitania a la fe católica, aunque la cruzada contra ellos no se declaró hasta enero del 1.208 por el papa Inocencio III, al tiempo que excomulgó a Raimundo VI, el entonces Conde de Tolosa ), la zona fue escenario de cruentas guerras, enfrentamientos y cambios de política, algunos de ellos por razón de matrimonio. Finalmente, en virtud de la Paz de Meaux, el condado se anexionó al reino de Francia por morir sin descendencia Alfonso III en el año 1.271.

Una vez situados brevemente en el contexto histórico, empezaré diciendo que la Cruz de Tolosa era el símbolo dinástico del condado, existe documentación que lo atestigua fechada en el año 1.165, y ondeaba en la bandera que los condes de Tolosa enarbolaron durante la cruzada que se emprendió contra los Cátaros, de ahí que se le haya dado en llamar también la Cruz Cátara.

La cruz, representada en dorado sobre fondo rojo, sigue siendo hoy el símbolo de la región francesa del Midi-Pyrénées (Occitania), es su bandera oficial y una especie de reclamo turístico.

Esta cruz, a la que los franceses llaman, "cléchée et pommetée" (llaveada y manzanada) porque sus brazos parecen el ojo de una llave y porque está rodeada de manzanas, doce para ser exactos más otras cuatro en el centro, tiene un significado, esotéricamente hablando, que se contradice absolutamente con los postulados cátaros, pues se podría interpretar que las 12 manzanas exteriores significarían los signos zodiacales, que girarían alrededor del sol que, en este caso sería la cruz, y que las cuatro manzanas centrales serían las cuatro eras cósmicas por las que se supone que habría pasado el mundo (Precámbrica, Paleozoica , Mesozoica y Cenozoica), eras que también tienen su peculiar interpretación en el budismo.

Lila, que a los tontos espabila

Aprovechando que está la granaína con "ganas" de trabajar, le hemos cambiado la imagen al blog a dos manos, es decir: yo le he dicho de qué color lo quería y con qué dibujos y ella ha hecho el trabajo que para eso es la que sabe, aparte de que es más joven y no le duele nada. El trabajo bien repartido luce, todo hay que decirlo.

A ella no le gusta el lila pero, aunque me lo dice (porque si no me lo dice revienta), se aguanta por mí, porque me quiere; a mí en cambio me encanta, es uno de mis colores favoritos, con su punto de cursi y hoy incluso el fondo del blog me hace juego con la camiseta que llevo y con las uñas ¿se puede pedir más?.

Dicen que el color lila a los tontos espabila, que simboliza la prosperidad, la perseverancia, el éxito en los estudios y la fuerza en el trabajo y que trae cordialidad y propicia un ambiente de calma y serenidad. Todo eso me da a mí que es mentira, porque la habitación de mi madre está entera de ese color en diferentes tonos, desde la pintura hasta el sillón pasando por la colcha y los cojines y, si bien es cierto que queda monísima de la muerte, lo que se dice calma y serenidad no termina de inspirar.

Pero, en fin, que lo que sí tiene el lila es que es bonito, tanto como "La Rosa entre mis pechos":


Eres, como la rosa entre mis pechos,
violeta, del color de la realeza,
eres fuego y eres delicadeza,
eres quien colma todos mis caprichos

quien me hace sentir como una reina
con tan sólo un roce de tus labios.
Eres, Amor, quien, con sus besos sabios,
recorre mi piel y la ilumina,

la impregna del perfume del amor,
la hace brillar con gotas de deseo
y fundirse en la tuya con calor.

Eres quien, con tu sola voz, mi vida,
me arranca sentimientos de ternura,
de amor y de pasión descontrolada.

Caminatas


 A falta de otra cosa peor que hacer mis amigos y yo nos hemos largado al monte al monte para variar. Las foticos son de hace un rato en el Sacromonte y el Albaizin de Granada. Hace un día genial así que, la caminata ha merecido la pena.




Ejem.....

La hora de amar



Abro los ojos lentamente, miro,
te busco, tranquila, sé que estás aquí
giro mi mirada, es que te sentí,
se cruzan nuestros ojos y sonrío

insinúas tu sonrisa acariciando
siento calor, alegre cosquilleo,
acércate, dice mi parpadeo,
me miras, casi como venerando

te acercas, sin llegar a decir nada,
deslizas sólo un dedo por mis labios,
un dulce frío me recorre toda

te digo todo sin tan siquiera hablar,
es la elocuencia de nuestros silencios,
avisándonos de que es la hora de amar