El peligroso interior rojo


Si le hacemos caso a todas las tradiciones de Nochevieja, más o menos instaladas en nuestras vidas, yo termino por liarme y, además, mi integridad física corre cierto peligro.

El peligro viene, entre otras cosas, de lo de llevar la ropa interior roja para tener muchísima suerte en el año entrante. Hasta ahí bien, nada que objetar con el color, el problema viene con el resto del protocolo a seguir para atraer la suerte, porque:

1. ¿Qué pasa si le hago caso a los que dicen que hay que llevarla del revés y, después de las uvas, cambiársela?:

a) Puede pasar que me acuerde y me siente a la mesa con la ropa interior del revés y el propósito de hacer una escapada al baño a las 12 y algo y cambiármela de posición.

b) Puede pasar que no me acuerde y, una vez sentada a la mesa, tenga que salir corriendo a cambiármela. Aquí, además, estoy corriendo el riesgo de romperme los últimos pantys aunque siempre me puedo poner medias de las que van sujetas con silicona y un riesgo menos.

c) Puede pasar que no sepa si el salva slip hay que ponérselo por dentro o por fuera mientras la llevas del revés.

2. ¿Qué se hace cuando le tienes que dar la vuelta a las braguitas digamos después de un par de horas de llevarlas puestas?, ¿Hago como el chiste de aquella que, a la semana de llevar las braguitas puestas, le daba la vuelta y decía: " Ayyyyyyyy, qué gusto da ir limpia, oye"?.

Y el peligro no acaba ahí, ni mucho menos, porque resulta que hay otra tradición que dice que, después, hay que quemar la ropa interior por la cosa de seguir atrayendo la buena suerte. Esto me lleva a preguntarme:

1. ¿Te puedes poner otras después? y, en caso afirmativo, ¿Tienen que ser rojas también?.

2. ¿Y si ceno fuera de casa qué?, ¿qué hago si en el bolsito de fiesta no me cabe más que el móvil, el espejo y una barra de labios y ni subiéndome encima logro meter ni un tanga?, ¿Dónde me llevo yo las de repuesto?.

3. ¿Y dónde las quemo?, ¿me voy al baño y con el humo hago que se dispare el sistema antiincendios y la lío?, eso si no tengo la suerte de quemar el rollo del papel higiénico de paso.

4. ¿Y con el sujetador qué hacemos?, ¿Me lo pongo también del revés?, ¿Lo quemo, no lo quemo?, estoy hecha un mar de dudas, de verdad.

5. ¿Y si, sin darme cuenta, me trago el anillo de oro que he puesto en la copa de champagne (también para atraer la buena suerte) y termino en el hospital. Porque mira que se tiene que pasar un mal trago yendo al hospital con las braguitas del revés o sin braguitas y con olor a humo y que piensen que vengo de un incendio en lugar de atragantada por el anillo de la buena suerte.

Aunque bien pensado, igual no está mal lo de ir al hospital porque, de paso, me pueden curar las heriditas que me hayan hecho en los pechos los puñeteros cristales de swarovski de ese sujetador tan mono que me ha costado un ojo de la cara y que, por seguir la tradición, me he tenido que poner del revés.

Ahhhh y después de todo dando gracias de no ser italiana porque como tuviera que comerme un plato de lentejas esta noche lo llevaba claro (no me gustan).

Se comen hasta los cuernos


Ayer vi un documental en televisión sobre las hienas y aprendí sobre ellas alguna cosa que desconocía. Tampoco es que me hiciera falta para nada aprender sobre las hienas, la verdad sea dicha, pero alguien había puesto la tele en ese canal y me fijé un poco.

Dijeron lo archisabido, que van en manadas a cazar, que sus aullidos se asemejan a risotadas, que se alimentan de bichos muertos que encuentran y que, de no encontrarlos, atacan incluso a los humanos, preferentemente de noche pero aprendí una cosa y es que no solamente se comen los huesos sino que se comen ¡hasta los cuernos! y ahí es donde terminé de decir puagggggggg qué bichos más asqueroso madre mía.

Los cuernos están hechos de queratina, de lo mismo que las uñas, y con esta imaginación tan fértil que Dios me ha dado rápidamente hice el símil con estas personas que se comen las uñas y me imaginaba a una comiéndose las uñas de la vecina (por ejemplo) y se me salía el estómago del asquito que me daba pues, por algún extraño motivo, me parece menos repugnante comerse un cuerno que una uña.

Pero luego, meditando, me fui a la segunda acepción de hiena, la de "persona cruel y despiadada" y pensé en lo sabia que es la llamada "sabiduría popular" y en que le viene al pelo a algunas personas eso de hiena, porque yo creo que todo el mundo conoce a personas o más bien grupitos de personas, que serían el equivalente a la manada de las hienas, que son capaces de comerse (figuradamente hablando) a alguna persona y no dejar ni los huesos, ni las uñas, ni los cuernos, aunque el asunto de los cuernos igual es parte de lo que se inventan las hienas de dos patas para intentar comérselas.

Manzanas de amor


En Croacia existe la tradición, muy arraigada, de adornar el árbol de navidad la tarde del día 24 de diciembre con bombones, chocolate, galletas y manzanas de la variedad "Bozicnica", a la que llaman "La Manzana de Navidad" porque es una variedad que florece tarde y que, precisamente en Navidad, está en su mejor momento.

Esta manzana, aparte de que dicen que tiene un sabor muy bueno, está unida en Croacia a una curiosa costumbre pues dice una tradición que todavía se sigue practicando que, si después de la "Misa de gallo", un muchacho le ofrece a la muchacha que ama una de estas manzanas y ella la acepta significa que le acepta como novio.

Es decir, que las podríamos llamar "manzanas de amor" y, hablando de amor y de manzanas, esta es para tí, mi amor, la mejor jamás narrada porque fue Él quien la inspiró:


"Como el manzano entre los árboles silvestres,
Así es mi amado entre los jóvenes;
Bajo la sombra del deseado me senté,
Y su fruto fue dulce a mi paladar.
Me llevó a la casa del banquete,
Y su bandera sobre mí fue amor.
Sustentadme con pasas, confortadme con manzanas;
Porque estoy enferma de amor.
Su izquierda esté debajo de mi cabeza,
Y su derecha me abrace."

La más bella


Lo de la Flor de Pascua asociada a la Navidad es un "invento" relativamente reciente en España, yo recuerdo que lo que se ponía en mi casa era un belén y un arbolito que era una rama de pino o de sabina adornada con unas bolas de aquellas que se rompían con mirarlas y trocitos de algodón para simular que el árbol estaba nevado.

El belén era precioso pero, aunque resistió mis manos, no terminó de resistir las de mis hijos y otros niños de la familia y, de aquel original, quedan pocas piezas que ya hace muchos años que no usamos.

Pero, volviendo a la Flor de Pascua, cuyo hombre científico (Pulchérrima) significa "La más bella", lo que llamamos flores son en realidad las brácteas y se trata de un árbol originario de Méjico cuyas brácteas tienen coloraciones blancas, amarillas, rosas o rojas, siendo estas últimas las que utilizamos más en Navidad, fecha que coincide con su máxima floración.

La verdad es que aunque la Flor de Pascua se introdujo en nuestra navidad hace relativamente poco, no se concibe hoy una decoración navideña sin ella, sobre todo en centros comerciales, oficinas, etc., cada año parece que se incrementa su presencia y ha desbancado a los tradicionales belenes y estrellas.

Hay una leyenda mejicana que sostiene que la primera de estas flores surgió cuando un campesino y una campesina, hermanos ellos, llevaron a una Iglesia unas hierbas como ofrenda para el pesebre porque eran muy pobres y no podían aportar nada más.

Como consecuencia de sus rezos, siempre según la leyenda, de las hierbas brotó una preciosa planta, roja y verde, a la que llamaron "La Flor de la Santa Noche" o "La Estrella de Navidad", nombres ambos por los que también es conocida la flor de pascua.

La Realidad es que La Flor de Pascua era cultivada por los Aztecas mucho antes de la llegada de los Conquistadores y de que el Cristianismo se introdujera en la zona pero, una vez más, estamos ante un caso de (llamémosle así) "aprovechamiento" de cualquier tradición pagana y su adaptación al cristianismo.

hola

Un beso grande en esta noche buena a todos mis ciberamigos..que tengan mucho amor y paz.,junto a todos sus seres amados..dejar de lado todo lo negativo y centrar nuestra humildad a todos los que necesitan de un abrazo y mucha tolerancia..ya que en esta vida,estamos de paso,es un camino de esperanza.Asi que estan en mi corazon...Felices Fiestas.con mucho afecto..
Marie..besitos

El día de la sexta luna


Dicen que cuando una flecha hecha de muérdago mató a Balder (Dios Escandinavo de la paz y famoso por su hermosura), Nanna, su amada, lloró tanto por su pérdida que consiguió que el resto de los dioses, conmovidos, lo devolvieran a la vida para que su amor continuase eternamente.

A raíz de este episodio, Balder ordenó que, cada vez que una pareja enamorada pasara por debajo de una rama de muérdago, se dieran un beso y perpetuaran su amor hasta la eternidad.

Más tarde, los Druidas, según contaba Plinio el Viejo en su "Historia Natural", le atribuyeron al muérdago toda clase de propiedades mágicas y era una de sus plantas sagradas, asociada a la suerte, el amor y la fertilidad. Tenían la tradición de cortarla el día de la sexta luna, de un sólo tajo con una hoz de oro y sin que cayera al suelo. Uno de los días escogidos para cogerlo era el del Solsticio de invierno, que empieza precisamente la próxima madrugada.

La tradición de besar a la pareja o a la persona que se ama debajo del muérdago arraigó muy fuertemente en Inglaterra y, más tarde, a partir del siglo XIX se empezó a extender a otros países. Como no todo el mundo tiene un roble dónde se hubiere parasitado el muérdago, se cuelga una ramita del techo o del dintel de una puerta y, dicen, el efecto es el mismo: "amor eterno", así que, mi amor:

Aunque no nos hace falta,
esto me sirve de excusa
para ser muy cariñosa
y, aprovechando la fiesta,

que es una razón de peso,
vayamos bajo el dintel,
que allí estamos al rasel,
y vamos con lo del beso

aunque no será sólo uno
te voy a comer a besos
vamos, pequemos de excesos,
que nuestro amor será eterno.

El árbol de los sátiros


El Acebo, un árbol del que se cultivan más de 70 variedades y que hoy asociamos también mucho con la Navidad, fue considerado como planta sagrada, era cultivado por algunas tribus indias de América y lo utilizaban para curar enfermedades y para "colocarse" y entrar en trance en celebraciones religiosas, hacían una infusión a la los ingleses llamaban "bebida negra".

El Acebo, parece ser que contiene mucha "Ilicina" que, en tiempos, se usó en medicina como el precursor de la actual aspirina, sus hojas servían para estimular la sudoración y sus frutos como laxante. Su madera es muy clara y durísima, se utiliza principalmente para hacer las piezas blancas de ajedrez, para las asas de las teteras y para marcos de cuadros blancos.

Existen varias leyendas a su alrededor, una de ellas, por la cual se le llama el "Arbol de los Sátiros", cuenta que se utilizaban sus ramas como si fuera una especie de escoba con poderes mágicos para limpiar las chimeneas, puesto que se consideraba a estas como puerta de entrada de malos espíritus y de los antepasados muertos.

Otra de las leyendas sostiene que el acebo nació de las ramas de palmera que llevaba la gente para aclamar a Jesús en Jerusalén y, cuando le condenaron a muerte, en las hojas aparecieron espinas y bayas rojas, como símbolo de dolor las primeras y para significar el derramamiento de la sangre inocente las segundas.

¿Qué es el terrorismo?


Sin tratar de meternos en temas políticos y tratando de adoptar una posición lo más neutral posible, aunque reconozco que eso es harto difícil, y a raíz de lo que ha publicado María en este mismo Blog, me gustaría intentar, o al menos comprender, cuales son realmente los motivos que llevan a una persona a poner una bomba en un avión o en un tren, o a pegar un tiro en la nuca.

Algo ya sí sabemos y es el hecho de que nadie está libre de ser victima de un atentado terrorista, por eso ya no vivimos tranquilos, sospechamos de todo y de todos, si nos subimos en un tren miramos al que lleva una mochila con sospecha, y más si su rostro es de origen árabe, y no digamos de los controles que hay que pasar para poder subirse a un avión.

Por lo tanto, de una manera directa o indirecta, a todos nos afecta el terrorismo.

Aunque suene frío lo que voy a decir también es bueno que se sepa. Muchos gobiernos, incluido el nuestro, el Español, usan parte de nuestros impuestos para que haya mayor seguridad y mejor preparación debido a la amenaza del terrorismo. Escoltas, tecnología punta, más policía y personal especializado en la lucha terrorista. Así que el terrorismo ha llegado a ser parte de nuestra vida.

Hasta tal punto que es posible que nos hayamos insensibilizado. Menos mal que luego encontramos artículos como el que nos ha traído María, que nos hace recordar la dureza del terror, que nos quema y nos corroe por dentro y no caemos en el error en el que cayó nuestro anterior presidente del gobierno cuando llamó simplemente “un accidente” a un atentado terrorista.

Así de esta manera pudiéramos llegar a un punto en el que lo anormal se convierte en normal y lo que nuestra mente es incapaz de creer como decía al principio en algo creíble. O lo que es peor aún, llegar a tolerar lo intolerable. Incluso la definición de terrorista es algo hasta cuestionable dependiendo del lugar en el que uno se encuentre.

Uno pudiera pensar que ante un tiro en la nuca o una bomba en un tren, no hay ninguna duda, ¡simplemente es un asesino salvaje, cruel y sin escrúpulos! pero para otros pudiera llegar a ser un salvador un libertador o simplemente un separatista.

Quizás podíamos quedarnos con la definición que dan algunos personajes relevantes, por ejemplo fijaros lo que dijo el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, el dió esta definición sobre el terrorismo: “Asesinar, incapacitar y amenazar a los inocentes deliberada y sistemáticamente para inspirar temor con fines políticos”.

El contraste lo podemos encontrar en un famoso profesor de teología, el Señor James Burtchaell,él dijo: “El terrorismo es la guerra de los desesperados. Y añadió...Siempre es la acción de los que creen que se hallan en desventaja”.

En fin, sobra cualquier comentario pero, mirémoslo como queramos, el terrorismo siempre es violencia, muerte y familias desesperadas.

Quizás podíamos plantearnos algunas preguntas: ¿podrán alguna vez los políticos acabar con el terrorismo?. Y si la respuesta es no, podemos plantearnos otra pregunta: ¿serán quizás las religiones?, puesto que la mayoría del terrorismo mundial esta influenciado por la religión.

A mi personalmente me han ayudado las palabras que dice la Biblia en el Salmo 72:12-14.

Si algún lector tiene interés en saber que dice este Salmo puede buscarlo en su propio ejemplar de la Biblia.

Sabor a ti



Tienes, mi amor, sabor y olor de otoño
que me saben a nuevos y a distintos
a pesar de ser harto conocidos
son sabores que vuelven cada año

pero que en ti son siempre como estreno
en tu piel el olor de los limones
me hace brotar un mundo de emociones
noto en tus ojos brillo de un buen vino

en tu lengua el sabor de la canela
en tu tacto lo untuoso de la miel
en tus labios dulzor de mandarina

siento calor de hogar con tus abrazos
de aromas de castañas al asarlas
de bizcochos con nueces recién hechos

De madre a madre


Ayer, en el blog de C.S. Peinado, se publicaba y pedía la difusión de la siguiente carta que la madre de una víctima de ETA dirige a la madre del asesino de su hijo:


"DE MADRE A MADRE:

Vi tu enérgica protesta delante de las cámaras de TV, en la reciente manifestación en favor de la reagrupación de presos y su transferencia a cárceles cercanas a sus familiares, y con mejores prestaciones.


Vi cómo te quejabas de la distancia que te separa de tu hijo, y de lo que supone económicamente para tí, ir a visitarlo como consecuencia de esa distancia.


Vi también toda la cobertura mediática que dedicaron a dicha manifestación, así como el soporte que tuviste de otras madres en la misma situación y de otras personas que querían ser solidarias contigo, y que contabas con el apoyo de algunas organizaciones y sindicatos populistas, comisiones pastorales, órganos y entidades en defensa de los derechos humanos, ONGs etc. etc.


Yo también soy madre y puedo comprender tu protesta e indignación.
Enorme es la distancia que me separa de mi hijo. Trabajando mucho y ganando poco, idénticas son las dificultades y los gastos que tengo para visitarlo. Con mucho sacrificio sólo puedo visitarlo los domingos, porque trabajo incluso los sábados para el sustento y educación del resto de la familia. Felizmente, también cuento con el apoyo de amigos, familia, etc.

Si aún no me reconoces, yo soy la madre de aquel joven que se dirigía al trabajo, con cuyo salario me ayudaba a criar y mandar a la escuela a sus hermanos menores, y que fue asaltado y herido mortalmente a balazos disparados por tu hijo.

En la próxima visita, cuando tú estés abrazando y besando a tu hijo en la cárcel, yo estaré visitando al mío y depositándole unas flores en su tumba, en el cementerio.

¡Ah! Se me olvidaba: ganando poco y sosteniendo la economía de mi casa, a través de los impuestos que pago, tu hijo seguirá durmiendo en un colchón y comiendo todos los días. O dicho de otro modo: seguiré sosteniendo a tu hijo malhechor.

Ni a mi casa, ni en el cementerio, vino nunca ningún representante de esas entidades (ONGs), que tan solidarias son contigo, para darme apoyo ni dedicarme unas palabras de aliento.

¡Ni siquiera para decirme cuáles son MIS DERECHOS!

¡Si estás de acuerdo con esta carta, hazla circular!

Quizás entre todos, podamos revertir estos valores que existen en nuestro país, donde los delincuentes, ladrones, terroristas y corruptos tienen más derechos que los ciudadanos honrados y trabajadores, que sólo queremos vivir en paz".

La reproduzco y, por mi parte, vaya este modesto soneto como homenaje a todas las víctimas y como petición para que se acabe ya, para reiterar que nada se soluciona con violencia y que nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie:

Con el alma rota un domingo más,
bañando con mis lágrimas las flores,
que dejaré a la sombra de un ciprés,
en el jardín del que no saldrás jamás,

camino, hijo, hacia nuestra cita,
a la de hablarte y tú no responderme,
adonde tú no podrás abrazarme
por más que yo repita la visita

a ti no vendrá nadie a esposarte
de esa cárcel que moras no se sale
yo, hijo mío, jamás podré besarte

porque el tiro en la nuca que te dieron
te arrebató de golpe los derechos
que tienen los que tu vida truncaron.

Con Q de...


Sigo, mi Amor, con el alfabeto del amor y hoy te hablaré de la letra Q, de la de Querer, de la de quererte a ti, de la de amarte para siempre y para después de siempre.

Y no es sólo querer, mi vida, hay muchas más cosas con Q que son de amor y que nos conciernen, como:

Con Q de Quitar, porque eso me lo haces tú, me quitas los miedos, la ansiedad, hasta los dolores parece que desaparecen con tus caricias.

Con Q de Quemar y es que, Amor, me quemo al tocarte porque eres el fuego ardiente en el que quiero siempre perecer y renacer de mis cenizas cual Ave Fénix.

Con Q de Quorum, del que hacemos tú y yo porque estando los dos ya está todo.

Con Q de Quedo, de como me dices tantas veces te quiero tan bajito que sólo lo puedo oír yo, con esa voz que me hace estremecer y me provoca tantas sensaciones que no sería capaz de describir.

Con Q de Quieta, de eso que no soy capaz de estarme si te tengo cerca porque se me van las manos hacia ti como si fueras imán y yo metal.

Con Q de Quid pro quo, del toma y daca que somos tú y yo, del tal para cual y nuestra reciprocidad, del amor que me das y te doy, del que te doy y me das.

Con Q, de Quilate, porque, de tener que hacerlo, así te pesaría yo, como la piedra preciosa que eres para mí.

Con Q de Quebrada, de como me quedaría si tú me faltaras pero sé que eso no ocurrirá porque Él, que sabe de la intensidad de lo nuestro, no lo permitirá.

Me he tirado al anís


Soy una gran aficionada a la cocina, me encanta cocinar, me relaja y no me cuesta nada y me lo paso divinamente haciéndolo, el único problema que le veo es que luego me lo como y terminaré cayéndome de la cama por los dos lados, salvo que haga riñones al jerez, caracoles o guarrada similar de las que no me gustan pero cocino para ellos (porque soy muy "sufrida").

El caso es que en este tiempo, cuando empieza a hacer fresquito, a mí me apetecen más los bizcochos y demás dulces caseros y, como se preparan en un momento, pues más motivo para hacerlos. Hasta ahí normal, tampoco es tan raro hacer un bizcocho diario o cada dos días, pero lo que sí es raro es que llevo unos 15 días que me ha dado por hacerlos todos con anís y, exceptuando uno de chocolate y unos bizcochos borrachos que hice el otro día, llevo haciendo bizcochos de anís, "aguardentaos" (una especie de mantecados típicos de mi tierra), tortas de aceite, etc. algo así como a destajo.

Cómo me habrá dado de fuerte el asunto que el otro día dije en casa: "me va a hacer falta anís, que se me está acabando la botella" y, visto lo visto, me trajeron una caja y otra de brandy, en total 12 botellas diciéndome así con guasa: "hala, para que no te falte, tírale". No sé si preocuparme...