SILENCIOS


Comentan que, antes de empezar a cantar, se ponen delante el uno del otro, mirándose a los ojos.

El hace ahora una reverencia a su dama y es entonces cuando emite una nota clara y suave.

Es tan cristalina que resuena en el aire matutino y se oye a mucha distancia.

Y, en ese momento, su dama también se inclina de una manera elegante y coqueta y, en perfecta sincronización, emite una nota musical igual que la de su amado.

A medida que el dúo canta aumentan los tonos de su melodía hasta conseguir que sólo se escuche un solo tono de canto.

Pero este espectáculo no se presenta en un auditorio de conciertos, sino en la rama de un árbol y los artistas son dos pájaros, es ahora cuando terminan de interpretar esa bella melodía cuando abren sus alas y levantan el vuelo.

Pero no es su melodía la que los mantiene unidos para siempre porque juntos, año tras año, refuerzan ese vínculo que los hace mantenerse para la eternidad.

¿Qué forja semejante vínculo?. El hacer cosas juntos durante años ha forjado en ellos un vinculo perfecto, cuando cantan sus complejas melodías a dúo la sincronización es perfecta y, si uno tiene que marcharse, el otro se queda cantando llenando los silencios él mismo.

Los cantos les ayudan a localizarse y si el macho quiere saber donde esta su amada empieza a emitir una seria de notas, que sólo ella sabe distinguir y, si se encuentra lejos, se incorpora al canto de su amado.

Todo es tan perfecto y armonioso que parece como si lo hubieran planeado de antemano.

Dicen que cuando no se ven y sienten su canto el ritmo cardiaco se les acelera. Dicen que sus silencios los llenan con los pensamientos del otro.

¿Puede haber un silencio más maravilloso?

El Alemán (Sr. Alzheimer)


Hoy es el Día Mundial del Alzheimer y, aunque sigo liada con la mudanza y sin tiempo para nada, he sacado unos minutos para poner esto, que escribí hace tiempo, en homenaje a mi padre y a todas sus demás víctimas.

Cuando el alemán se instaló en nuestras vidas lo hizo sin avisar, sin darnos tiempo a cerrarle nuestra puerta. Un día, papá, te lavaste los dientes con champú y creías que tu baño estaba en un armario. Llegó ese día.

Tuvimos la confirmación oficial de su visita un 13 de junio, lo recuerdo perfectamente, San Antonio, ese día supimos que tomaba posesión de nuestras vidas, sobre todo de la tuya y que, por mucho que la Ciencia hubiera avanzado y retrasase o mitigase los efectos que causa su visita, no había vuelta atrás, iba a por tí, fuiste su "elegido".

El alemán fue un "invitado" permanente en nuestras vidas, uno que lo decidía todo y marcaba la pauta de las nuestras.

Quiso ganarte del todo la partida, papá, pero no pudo porque tú te fuiste antes de que te atara a una cama de por vida. Tú, afortunadamente, no pasaste por la última fase de su macabro plan.

Tú, que siempre fuiste mi sostén, mi consuelo, mi cómplice, mi confidente, todo lo que puede ser un padre y mucho más de pronto pasaste a ser mi hijo, me llamabas "mamá". Y yo, que primero te adoré como el padre maravilloso que siempre fuiste, luego te idolatré como hijo.

El alemán lo trastocó todo, ya nada era como antes, tuvimos que cambiar nuestras rutinas para adaptarnos a sus caprichos pero tratamos de establecer nuevas rutinas, de sacar un poco de partido de ellos.

Los viernes por la tarde era el día en que tú y yo íbamos de la mano a la pastelería a comprar todo lo que se te ocurría. Hacías como los niños, señalabas y decías "quiero esto" y de esto comprábamos y, luego, volvíamos a casa cargados, sabiendo que mamá nos reñiría por haber comprado tanto, porque tú ibas a engordar comiendo de todo eso pero yo le decía: "¿qué más da, mamá?, déjale que coma lo que quiera", todo da igual.

Con el tabaco igual, de pronto un día empezaste a fumar después de muchos años sin hacerlo, mamá escandalizada y ahora ¿sabes qué? ella se arrepiente de no haberte dado ese cigarrillo que tú pedías desde la cama del hospital, sólo estuviste 4 días, ahí entre Dios y tú le ganasteis la partida al alemán y Dios te llevó con él. Hubo de todo en esos 4 días, tú pidiendo el cigarrillo, la noche en que apretaste tanto mi mano que casi me la rompes, el día de tu santo, cuando le decías al compañero de habitación que le invitabas pero que la cerveza la ponía mi marido que para algo tenía tanta en su nave.

Cuando mamá te dijo que llevabas dinero en la cartera para invitarle dijiste que no, que esos eran para tí y para mí, para irnos los dos a tomar algo. Ahora son míos ¿sabes? esos 30 € los llevo conmigo desde entonces.

Tú no podías llevar dinero, porque lo perdías o lo escondías pero, como a ti te gustaba seguir llevando la cartera, siempre llevabas 30€, por si querías perderlos, por si los necesitabas. Recuerdo que, al principio, cuando aún salías solo, le dabas a Manolo 50 € por un cupón de la Once, pero él te llamaba y te devolvía el cambio, igual que cuando te lo llevabas sin pagar y sólo me lo decía cuando yo le preguntaba, buena gente Manolo, otro que te apreciaba.

Hubo cosas que el alemán no te pudo quitar, como tu coquetería, si es que se le puede llamar así a eso que tenéis los hombres. Te recuerdo sentado en casa muy arreglado, con la corbata bien puesta, leyendo el periódico o haciendo como que lo leías porque muchas veces estaba del revés.

Un verano te dio por los relojes, no sé cuantos te compré, todos los que quisiste y, cuando llegábamos a casa con uno nuevo, mamá nos reñía, simulaba estar enfadada y tú te reías como un niño travieso y se lo enseñabas. Te llegabas a poner hasta 3 juntos.

Hoy, papá, es uno de esos días en que necesito tu consuelo, te necesito más que nunca y maldigo al alemán que te arrebató la vida, el Sr. Alzheimer.

Seguiremos hablando, papá.

Soy física cuántica


Estoy muy liada, no me da tiempo a escribir ni puedo pasar a comentaros porque me estoy cambiando de casa y no doy abasto (sobre todo a dar órdenes), así que pongo esto que ya puse hace mucho tiempo porque la mayoría no lo habéis leído, y mis disculpas y mi promesa de que pronto me pondré al día:

Yo, obviamente, no soy Stephen Hawking y lo poquito que sé de la física cuántica es que se la conoce también como mecánica ondulatoria, que estudia el comportamiento de la materia cuando esta tiene dimensiones pequeñas (eso de los átomos y demás), que cuántica viene del latín quantum, que significa cuanto, lo de la teoría de que cuerdas vibrantes existentes en 10 dimensiones sujetan el universo visible y lo de los agujeros negros, que da un miedo que no veas porque parece que todo lo que entra ahí no sale.

Y tú dirás, mi amor, ¿qué me vas a contar hoy de ti y de mí y de la física cuántica?, pues te diré que he descubierto que yo soy física cuántica.

Empezaré confesándote que yo tengo mecánica ondulatoria porque ¿me ondulo o no me ondulo yo en ciertas ocasiones?, ¿verdad que sí?, vamos no sólo me ondulo, sino que me ondulo, me deslizo, me retuerzo cual contorsionista y más cosas.

Lo del comportamiento de la materia con las dimensiones pequeñas también me pasa a mí porque si no ¿cómo explicar que con sólo un beso de tus labios toda la materia de la que estoy compuesta reaccione y se descontrole?, no tengo claro si me descompongo en átomos, la verdad, pero lo de descomponerme sí, eso me pasa, fijo, descomponerme, descontrolarme, desequilibrarme y no sé cuantos “des...” más.

Lo de quantum también me pasa, y lo digo porque ¿cuántas veces digo yo eso de “cuantoooooooooo me gusta”?, en lo sucesivo voy a decir “quantum me gustaaaaaaaaaa“.

Y ¿qué decir de lo de las cuerdas vibrantes?, yo no sé si las mías están en 10 dimensiones o no, la verdad sea dicha, pero yo tengo cuerdas vibrantes, fijo, cuerdas que vibran contigo, cuando me miras, cuando me hablas, cuando me besas y ya, cuando me tocas, no es que vibren, ¿eh?, es que interpretan, vamos que nada que envidiarle a una filarmónica, que te cantan la Traviata a poco que te descuides.

De lo del tema de los agujeros negros, ejem, ejem, mejor casi que no digo nada o te lo digo luego a ti ¿verdad cariño?.

Baba

Mi amigo Baba es licenciado en económicas por la universidad de Dakar, habla varios idiomas y, sin embargo, su vida no es todo lo próspera que debería ser debido a la situación económica de su país.

Baba, es la otra cara de la moneda de la inmigración. Tiene DNI, paga sus impuestos religiosamente y, sin embargo, nadie se ocupa de si le queda un euro para poder comer.

Se dedica a la venta ambulante hace años, siempre que su pequeño coche no se le rompa, lo cual sucede demasiado a menudo.

Es un hombre honesto, humilde, sencillo, amable, honrado, al igual que la mayoría de la comunidad senegalesa de Granada, de la que me siento afortunada de poder conocer a un buen número de integrantes.

Es tan orgulloso que es incapaz de pedir ayuda, aunque eso le suponga quedarse días sin comer para poder pagar el alquiler.

Hace dos días, estaba preparando un "bocata" para el hijo de una amiga y le dije: "Baba; no te ofrezco porque lleva cerdo".

Me sentí hundida cuando me respondió: "Mari, da igual, dame sólo el pan que llevo días sin comer nada".

¡Joder!. Mal debía estar para que, siendo tan orgulloso como es, se atreviera a decirme que le diera un trozo de pan.

He estado fuera un tiempo y repasando escritos de diferentes blogs, leí lo que una amiga mía escribió sobre los maleantes extranjeros que pueblan nuestras cárceles y el coste económico que supone poder mantenerlos.

Me da pena ¿sabéis?, porque hay otro tipo de inmigrantes, los inmigrantes silenciosos, los que luchan por tener una identidad en nuestro país, los que a diario salen a la calle a buscarse la vida honradamente, los que pagan sus impuestos religiosamente, los que, como mi amigo Baba, aunque no hayan comido en varios días para poder pagar las cuotas que le corresponden, llegan a casa y te dicen: "vengo de la policía de firmar la nacionalidad", y ves la sonrisa de su cara como si eso fuera la mayor lotería que les pudiera tocar. Yo sé bien que el tema de la inmigración es una lacra, pero hace años que en nuestro país hay otros inmigrantes silenciosos, buenos y honrados, que apenas dan que hablar porque apenas dan problemas, y esos sí me duelen porque entre ellos tengo amigos que, para mi, son como hermanos.

¿Por qué a esos no los miramos?, ¿por qué medimos con el mismo rasero a todo el que llega sin preocuparnos de si son  malos o buenos ?.

No soy buena escribiendo, pero espero que entendáis lo que quiero decir y que nadie se me tire al cuello  al leer esto porque, me duelen mis amigos leñes!, me duele mi gente! ¡JOER!.

Mi amigo

Un orgasmo o mirar al cielo


Escribo muchas veces de cualquier conversación que se ha desarrollado en casa, en ocasiones por cualquier cosa que hemos visto en televisión, ese es el caso de hoy porque el otro día, viendo en televisión el anuncio de una feria porcina que se celebra en Lorca, derivó la conversación en lo que es la vida de un cerdo.

Y hablamos de diferentes cerdos, desde el cochinillo hasta el verraco y, a propósito de este, me acordé de una anécdota que protagonicé hace muchos años cuando yo trabajaba para una empresa francesa. Hubo una junta de accionistas y yo hice posteriormente el acta y, como había que hacerla en francés y en castellano, metí la pata hasta la ingle al hacerla en francés porque se me fue el dedo y junté la primera letra de una palabra con la última letra de la palabra anterior y puse algo así como:"Mr. le PDG verrat out..." (En lugar de poner "verra tout", o sea, El Señor Presidente Director General verraco... en lugar de verá todo...).

Cuando les pasé el acta para firmarla se carcajeaban que daba gusto y yo mosqueada, hasta que me llamó el susodicho PDG y me dice sin poder disimular la risa: "Croyez-vous que je suis un verrat?" (¿Cree Ud. que yo soy un verraco?) y a mí, que reconozco que soy un caso perdido, me dio la risa, no podía parar de reírme y él tampoco porque se la contagié así que, cuando se nos pasó la risa a los dos y me enseñó el error, sustituí el "verrat" por un "verra" y volví a imprimir el acta en cuestión.

Pero, volviendo al cerdo y a nuestra conversación, comenté que los cerdos son unos animalitos privilegiados porque pueden tener un orgasmo de media hora, a lo que mi hijo me contestó: "sí, pero no pueden mirar al cielo porque tienen un hueso que se lo impide".

Y, si bien es cierto que la respuesta de mi hijo da para mucho pensar, como reconozco que soy una provocadora nata, os lanzo una pregunta: ¿qué es mejor, un orgasmo de media hora o mirar al cielo?. Y a mí no me miréis que yo lo tengo fácil, no tengo más que ponerme debajo. Por cierto, me da a mí que el de la foto acaba de pasar esa media hora.

Con P de...


Sigo, vida mía, con el alfabeto del amor y hoy te hablaré de la letra P, de la de Pasión, de la que me haces sentir por ti y quiero seguir sintiendo toda la vida. Y aún hay más, muchas más P relacionadas con nosotros:

Con P de Presa, de como estoy de ti en esa maravillosa cárcel tan cálida, suave y dulce como el algodón de azúcar.

Con P de Perla, de esa belleza que se forma con las lágrimas de la ostra porque yo, si en lugar de ser mujer fuera ostra, hubiera producido muchas perlas sólo que, en mi caso, en lugar de hacerlas con lágrimas de sufrimiento por tener un guijarro dentro, las hubiera hecho con las lágrimas de emoción y felicidad que tantas veces ni puedo ni quiero contener.

Con P de Pastel porque, golosa como soy, te comparo con uno y así te das una idea de lo que me gustas.

Con P de Prudencia, de la que ni he tenido ni tendré jamás contigo ni para quererte, sencillamente me niego a ser comedida en el amor.

Con P de Planes, de los tantos que nos quedan por cumplir juntos.

Con P de Paz, de la que siento contigo, de la que sólo tú eres capaz de darme.

Con P de Piano, del que a veces es mi cuerpo, donde tú tocas con la maestría de un virtuoso las teclas del amor y del placer.

Con P de Premio, del que tú eres para mí, sencillamente me tocó.

Con P de Perdición, de a la que me vería abocada si tú me faltaras, si no te tuviera.

Con P de Poder, del que me da tenerte, saber que me quieres me da la fuerza para enfrentarme a lo que sea.

Con P de Panacea porque, si existiera, tú serías la mía.

Con P de Puro, de como es lo que sentimos el uno por el otro.

Con P de Placer, del que nos damos pero eso, como siempre, te lo detallo a solas.

Cambio de look


Ya tocaba traje nuevo
hoy hemos cambiado el look
después de decirle ok
ha salido el nuevo del huevo

de los dedos granaínos
de nuestra querida Mayte
quien, muy diligentemente,
se ha quemado los ojicos (palabras suyas)

haciendo los dibujicos
poniendo música nueva
cambiando la cabecera
y filtrando coloricos

sus más y sus menos hubo
con el negro y con el gris
y sé que ha estado en un tris
de tirarlo todo al cubo

ha pensado en algún momento:
"le faltan los crisantemos
pa' parecer una tumba"
¡Ay, por Dios, qué desconcierto!

de la música no hablemos
pues no le gustan Sinatra
ni Aznavour, Brel ni Serrat
y, aunque ahora ya están puestos,

se ha quedado tan a gusto
diciéndome que son tristes
o te provocan diabetes
y que alguno está vetusto

yo se la he intentado colar
con "je t'aime, moi non plus"
mas le habrá dado repelús
pues no la puedo encontrar

el caso es que hemos cambiado
nos hemos puesto de otoño
tocaba cambio este año
y este ha sido el resultado.

UNA PERLA DE GRAN VALOR


Sin duda alguna las perlas ocupan uno de los lugares principales entre las cosas más bellas que existen, a diferencia de otras cosas muy bellas, como pueden ser el oro la plata los rubíes, un diamante o cualquier otra piedra preciosa, las perlas se obtienen de un ser vivo como es la ostra.

Pero ¿de dónde obtiene la ostra este material tan bello?. Curiosamente de algo que la irrita y le causa mucha molestia, materiales diminutos de fragmentos de arena que se meten dentro de su minúsculo cuerpo, como cuando se nos mete algo dentro del ojo que nos causa mucha irritación, pero ella es capaz de ir pasándole capas de nácar y más capas de nácar hasta llegar a ser una perla preciosa.

Claro que para encontrar una perla de gran valor se requiere mucho esfuerzo, algunos han empeñado toda su vida por encontrar una perla de gran valor.

Un buscador de perlas no es una persona cualquiera, es alguien con la sensibilidad suficiente y necesaria para poder distinguir una perla falsa de una verdadera, es alguien capaz de percibir las cualidades estéticas y los matices apropiados que la hacen extraordinaria, que reconoce su autenticidad en cuanto la ve y no se deja engañar por la mercancía de mala calidad.

Cuando ese hombre encuentra por fin esa perla, que tanto ha deseado por años, es tan grande su gozo que, por fin, comprende que ha merecido la pena sacrificar toda su vida y lo motiva para sacrificar todo lo que tiene, a fin de poder conseguir esa perla de gran valor.

Cuando reflexiono sobre ese material tan bello, me pregunto: ¿Hay personas así hoy día?, ¿Existe algún tesoro por el que merezca la pena hacer un sacrificio semejante?.

Yo digo que sí, hay personas semejantes a perlas de gran valor, por las que uno estaría dispuesto hacer cualquier sacrificio.

Personas que han sido capaces de convertir aquellas cosas que las hacen sufrir, aquellas cosas que las irritan y día tras día han ido poniendo capas y más capas de nácar, hasta llegar a convertirse ellas mismas en una perla de gran valor.

Por favor querido lector, si la encuentras, no la dejes escapar.

Almohada de Estrellas


"Me gusta escuchar el silencio
religarme a todo sin pertenecer a nada...

mi alma es libre como el viento...
bella como el amanecer...
amplia y profunda como el oceano...

soy un humano universal
flotando en una perla azul llamada tierra

un planeta hermoso que flota en el universo
sin rumbo fijo...

por ello decidi hace tiempo
tener como almohada a las estrellas
y pensar
y sentir
segun me dicten ellas "

El gato escaldado...



Me acaba de llamar mi amiga Pepa para convencerme para salir esta noche y, al decirle que no podía porque no me encontraba bien, me ha dicho: "pues te llevas la silla de ruedas y te paseamos" y juro que me ha dado miedo porque el gato escaldado del agua fría huye, por lo que me hicieron una vez con ella y, aunque lo conté hace tiempo, como hay muchos que no lo habéis leído lo vuelvo a poner.

El año pasado me torcí el pie en la oficina y me hice un bonito esguince con rotura parcial de ligamentos. Culpable el tacón según el traumatólogo, me dio una charla al respecto pero yo ni caso, en cuanto me curé volví a las andadas, o sea al tacón.

Aquello me obligó a hacer casi un mes y medio de reposo y a andar con muletas y, estando todavía convaleciente, se celebraba una feria de gourmets a la que, por trabajo, nos interesaba ir a mi marido y a mí. Lógicamente no podía darme "la paliza" de recorrer la feria con las muletas así que nos llevamos la silla de ruedas. Nos acompañaron una pareja de amigos que tienen un negocio relacionado con el tema y también estaban invitados.

Cuando llegamos al parking del recinto ferial, me ayudaron a bajarme del coche y me instalé en la silla de ruedas, ahí yo toda monísima, hecha una barbie, con una sandalia en un pie y el otro vendado y asomándome una uña pintada que era la única que se me veía, como una reina.

La primera gamberrada me la hicieron en la puerta, me dejaron allí en la silla y me dijeron: "mientras nosotros entramos tú te quedas aquí pidiendo a ver si, cuando salgamos, te han dado suficiente dinero para que nos invites a comer", me quedé muda, menos mal, porque si me da por hablar se oyen los gritos hasta en Australia, yo sin poder moverme porque las muletas se habían quedado en el coche, todo el mundo mirándome y yo disimulando, como si no fuera conmigo. Ninguno de los tres me cogía el teléfono pero a los 10 minutos volvieron a buscarme, muertos de risa para variar, y me dicen: ¿qué, cuanto has recaudado ya? yo, ofendidísima, respondí casi a gritos: ¿tengo yo aspecto de mendigaaaaaaaaaaa? ¿os parece que voy mal vestidaaaaaaaaaa?, al final me contagiaron las risas y entramos a la feria.

Fuimos recorriendo diferentes stands, saludando a expositores conocidos, catando vinos y muchos productos estupendos y yo pensando "parece que han terminado conmigo" pero ¡qué equivocada estaba!. La siguiente me la hicieron en un stand de vinos, estábamos catando y yo hablando con la representante del Consejo Regulador en cuestión que es amiga mía cuando, de pronto, llega un periodista pertrechado con su cámara de fotos. No se lo pensaron dos veces, me giraron la silla para que me quedara frente a frente con el periodista, se apartaron y le dicen "señor, haga Ud. el favor de sacarla en el reportaje que vaya a hacer, que no sabe Ud. la ilusión que le hace, le gusta chupar cámara que no vea y lo de salir en los periódicos ya ni hablamos, eso es que le priva"; el pobre periodista se lo creyó y pensó: "pobre mujer, a esta la saco yo en primera página y doy el golpe" y se puso a fotografiarme en la silla y yo, con mi copa de vino en la mano, diciéndole "nooooooooooo, por favor, nooooooooooo, no les haga caso que estos están locos, que lo que quieren es reírse de mí porque no me puedo defender, por favor a mí no me saque en la silla", yo no sé si terminé saliendo o no porque, para curarme en salud, ni miré la televisión en varios días ni compré los periódicos pero reírse, lo que es reírse, sí que se rieron, hasta el periodista se rió.

Pero la cosa no se quedó ahí, no, hubo más. Cada vez que pasábamos por un stand donde los expositores eran conocidos nos regalaban cosas y ellos, sin cortarse un pelo, me lo ponían todo en la silla, los brazos llenos de bolsas colgando, botellas de vino encajadas en la silla rozándome los muslos, yo ya no podía más y les decía "que estamos dando un espectáculo, no me pongáis más cosas en la silla, por favor" pero qué va, el espectáculo lo dimos más tarde, en las siguientes visitas, ahora ya por el sector dedicado a los cárnicos. Nos pusieron varias bandejas con jamón de jabugo, ibéricos, cecina, etc. y, con la excusa de dejar paso a otros visitantes, me las colocaron encima de mis muslos y en mis manos, como si yo fuera una mesa, e iban comiendo de allí. De pronto me dicen: "vamos a seguir" el problema fue que seguimos pero yo seguía toda cubierta de bandejas y ellos le decían a todo el que se cruzaba con nosotros: "¿le apetece tomar algo?, tome, tome, Ud. no se prive" y tomaban, ya lo creo, tomaban de las bandejas que yo llevaba encima y yo como un tomate de roja. Cuando se acabó el contenido de las bandejas me las repusieron, que por algo conocíamos a muchos de los expositores ¿para qué tiene uno amigos?.

Yo no soy rencorosa pero esta, y las demás que me hicieron ese día y otros más a costa del esguince, se las tengo guardadas.

BUENOS DÍAS GENTEE

Con O de...


Una vez más, mi vida, continuando con mi alfabeto del amor, hoy te hablaré de la letra O y empezaré con la de orar, porque eso es lo que hago, pedirle a Él que no me faltes nunca y que me quieras siempre porque no soportaría no tenerte.

Y aún hay más, Amor, hay muchas cosas relacionadas contigo y conmigo que empiezan por O, como:

Con O de Océano porque, aunque no se puede medir porque es muy grande y sigue creciendo, eso es lo más grande que ahora mismo se me ocurre para ponerle un tamaño a lo que siento por ti.

Con O de Oasis, eso eres tú ¿lo sabes?, mi oasis en el desierto que es la vida, contigo no me falta nada y se me olvida lo malo.

Con O de Opresión, de la que siento cuando tardas, cuando me faltas, de la que se evapora con tan sólo un hola tuyo.

Con O de Oscura, de lo que sería mi vida si no te tuviera.

Con O de Obsesa, de como sé que me pongo por tus besos, por tus caricias, por tus te quiero...pero es que no lo puedo evitar.

Con O de Orate porque, por si no te habías dado cuenta, estoy loca por ti, mi vida.

Con O de Oro, eso eres tú, como un metal precioso que nunca se estropea.

Con O de Orgullo, del que siento por ti, por todos tus logros y por todo lo haces.

Con O de Ola, porque así me siento a veces, como una ola en la inmensidad del mar yendo y viniendo a ti, a tus caricias, a tus besos, al placer que me das.

Con O de Oxígeno, que es una de las cosas que tú eres para mí, porque si me faltaras me ahogaría, sencillamente dejaría de respirar.

Con O de Opíparo, porque así es el banquete que me ofreces y al que me lanzo de cabeza y...mejor el resto te lo digo sólo a ti ¿no, mi Amor?.

Elena nos necesita


Hoy no voy a escribir, tan sólo voy a hacer una petición, tanto a los habituales que siempre comentáis como a los aproximadamente 700 lectores que entráis diariamente y que, aunque no dejáis vuestra huella en forma de comentario, sois muy importantes para mí.

Hoy os pido que leáis lo que reproduzco a continuación, que es lo que escribe Elena pidiendo una información que para ella puede ser vital. Y si por casualidad alguien sabe algo, por nimio que le parezca, que pudiera ayudar a Elena os pido que dejéis la información en un comentario, bien aquí o bien en su blog cuyo enlace también reproduzco.

No importa lo poco importante que os pueda parecer la información de la que podáis disponer, tampoco si tenéis dificultades con el idioma en caso de que no sea un hispano-parlante, dejadlo en el idioma que queráis o podáis que ya nos encargaremos de traducirlo.

Este es el blog de Elena (cuatroespecias.blogspot.com) y esta es su llamada de ayuda:

"AYUDA URGENTE, CUANDO LA SITUACIÓN COMIENZA A COMPLICARSE

Ya sabéis alguno de vosotros, que padezco una enfermedad cardíaca, a la que no encuentro solución.

Pero el tiempo avanza deprisa y no he encontrado todavía el remedio a mi problema.

Por desgracia, mi situación lentamente empeora, a pesar de estar con ánimos y de sentirme bien. Los síntomas empiezan de nuevo...todo se vuelve a repetir...pero ahora es mas complicado.

Os pido lo mismo, difundirlo a los 4 vientos y mares...difundirlo hasta dar con alguien que sepa de que le estoy hablando...

No necesito un simple cardiólogo ni un cirujano cardíaco, NECESITO UN CIRUJANO ESPECIALISTA EN MARCAPASOS, UN ELECTROFISIOLOGISTA, y que haya tenido casos de "decúbito", rechazo al marcapasos y lo que es peor y mucho más delicado, tratar a un paciente,con alta fibrosidad.

Veréis, mis cables (los del marcapasos), están tan fibrosados, que cuando me operaron en mayo del 2010, no se atrevieron a hacer nada, porque no se puede ver nada,no saben por donde meter el bisturí sin cortar una vena, ni saben como arrancarme los cables del corazón, sin desgarrar este, ya que están totalmente fibrosados...y en esa situación estoy.

El tiempo se me acaba, y la operación, tarde o temprano se avecina, pero el miedo va conmigo y en un ultimo intento, busco a ese especialista con experiencia, en un caso similar al mio.

¿que se puede hacer con esos cables fibrosados?

¿como arrancarlos del corazón?

En la penúltima operación, uno de ellos,de los cables, lo cortaron, tras 6.30 horas de quirófano intentando despegarlo, y sin conseguirlo.

¿como evitar ese decubito? ya se me puso el marcapasos en el 2010 casi subpectoral y ahora, un año más tarde, está a flor de piel y con la piel ya pegada a él.

¿donde está ese especialista?

Son algunas de las preguntas que pasan por mi mente a todas horas...se acorta el tiempo...se acerca el momento de la operación...los cables ya están demasiado fibrosados, ya demasiado...

Así, que si sabéis algo, algo en concreto, ponérmelo en esta entrada.

Yo seguiré con mi vida, como siempre, con mi concurso y con mis clases, no quiero pensar!
Estoy animada de momento, pero se me hace difícil pensar en ese futuro incierto!

Y si sabéis algo dejármelo en esta entrada o mandármelo a elenazulueta@hotmail.com

Gracias, siempre gracias por todo lo que me estáis dando."

Estoy segura de que, si conseguimos difundirlo lo suficiente, en algún lugar del mundo habrá alguien que pueda curar a Elena ¿lo buscamos entre todos?.

Gracias.