12 de mayo de 2010

* La mano amiga (1) *



Había una vez una muchacha con cabellos del color del sol, a media tarde, que gustaba de pasear, por un bosque de eucaliptus y senderos estrechos, rodeando a su palacio, en la cima de un recóndito lugar de cualquier país imaginario.
Paseábase sola, cuando su aya se quedaba dormitando con el vaivén de la desvencijada hamaca,
después de haber tomado un té con unas gotitas de una bebida espirituosa.
La joven, aprovechaba tal hecho, para escudriñar los rincones que por prohibidos, tenía, haciendo caso omiso a sus mayores.
Tomaba siempre el mismo camino, con unas sandalias de cuero marrón.
Apenas dejaban huellas de sus pasos, ello le facilitaba ser tan sigilosa como los ciervos, que la veían pasar, mientras rumiaban pacientemente hierbas frescas a placer, sin inmutarse y a su paso.
Aquella mañana era fresca, quizás debió ponerse un chal sobre sus livianas ropas de lino color esmeralda, pero su prisa por aspirar el perfume de las flores le impedía caer en esos pormenores, nada comparables a la tibieza del prado, donde se tumbaba , sin más, observando cómo pasaban perezosas las nubes, deshilanchándose ante sus ojos curiosos.

8 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Muy bello Inés. pero supongo que no termina ahí tu historia, verdad???

Un beso, Scarlet2807

D'MARIE dijo...

Ines,consigues,traernos la ternura en tu escrito,mezclas todos los colores y perfumes,para que leamos con sentimientos y mucha pasion.Me encanto cielo..gracias!!
besis

Ella dijo...

Tierno, muy tierno, Ines. Tengo la mala costumbre de, cuando leo algo, ver la imagen con los ojos de mi imaginación y, te lo aseguro, leer esto me ha dejado una imagen muy plácida y agradable.

Espero el resto.

*Inesperada* dijo...

Intentaré no extenderme mucho, pero sí, tiene varias partes.
Gracias por leerme y por vuestro apoyo, que leo en silencio y con sumo agrado.
Besitos a tod@s.

Mayte® dijo...

Iness, te extiendes lo que queiras, si no es resumible no lo hagas. Escribe cómo lo sientes.
El comienzo es un sueño, espero seguir leyendo niña.

Besitos

Fibonacci dijo...

Al final habra un principe seguro, me encantan las historias estas, te sigo leyendo y espero que no haya brujas, esas no me gustan, digo las brujas.

Soñador dijo...

Gracias ines por estar ahi, escribiendo cosas bellas.Se agradecen tus trabajos , son muy lindos.

Madeira dijo...

Inespe sigue, escribe más que me has dejado con incertidumbre. Sé que me gustará y no quiero esperar.
Como decía J. Hendrix: lo quiero todo y lo quiero ya.
Un beso grande, grande niña. Qué bien escribes ehhh

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...